| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La Reina Letizia.
La Reina Letizia.

Pilar Eyre asegura que a la Reina Letizia "no le dio la gana" ir a Oslo

La asistencia en solitario del Rey Felipe al cumpleaños de su ahijada Ingrid de Noruega generó todo tipo de especulaciones. Ahora la periodista especializada en Casa Real arroja algo de luz.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Mucho se habló de la ausencia tanto de la Reina Letizia como de la Princesa Leonor en el 18 cumpleaños de la princesa Ingrid de Noruega. Esta semana la periodista Pilar Eyre echa algo de luz sobre el asunto en su blog de Lecturas desvelando la razón: "No le ha dado la gana ir".

Citando a una fuente próxima a la Monarca va más allá señalando que "en la Casa nadie se atreve a discutir sus decisiones, ni siquiera su marido". En cuanto a la prensa internacional atribuye esta ausencia a que Doña Letizia "no quiere encontrarse a su némesis, la princesa Chantal de Grecia. Se detestan desde que Chantal la criticó en Twitter a raíz del episodio de Palma" pero la periodista española lo que defiende es que se siente en estos momentos fuerte y empoderada gracias al apoyo de amplios sectores de la opinión pública y está decidida a imprimir su sello y sus ideas en la Familia Real.

Según Pilar Eyre, la Reina Letizia desprecia el ambiente elitista de las celebraciones cortesanas

Argumenta Eyre que la esposa del Rey Felipe "desprecia el ambiente apolillado y elitista que tienen las celebraciones cortesanas, así como la compañía de los royals y todos esos "pijos", como ella los llama. Esa es la razón de su ausencia en Noruega y no el hecho de sentirse "fuera de lugar por ser su abuelo taxista", como dice el Expressen.

Pero es que Doña Letizia tampoco "quiso que asistiera Leonor, ya que posar con las otras herederas de tronos europeos con traje largo y corona en un ostentoso entorno palaciego no sería el mejor punto de partida para una Monarquía que pretende ser sencilla y democrática. Prescindir de todo lujo superfluo ha sido uno de sus caballos de batalla en los ocho años que su marido lleva en el trono, por mucho que en la petición de mano dijera aquello de "contar con el ejemplo impagable de la Reina Sofía".

Por eso concluye Pilar Eyre que "la realidad es que cada paso que ha dado no ha hecho más que alejarla de aquel ampuloso modelo de reinado, ya que se ha esforzado por ir desmontando uno por uno los hábitos de la anterior Reina, con la que apenas tiene trato".