| 22 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Rocío Carrasco más sincera que nunca con Julia Otero.
Rocío Carrasco más sincera que nunca con Julia Otero.

El boicot a Julia Otero por entrevistar a Rocío Carrasco el 8-M descoloca TVE

El regreso de la hija de Rocío Jurado a la televisión tras el veto de Telecinco generó mucha expectación y movimientos a favor y en contra del programa, con un resultado algo desconcertante.

| Candela Alba Chismógrafo

Tras varias semanas alejada del foco mediático por su repentina desaparición de Sálvame y de Mediaset (su nombre estaría en la lista negra de "innombrables" de Telecinco) Rocío Carrasco regresó a televisión en medio de la polémica y lo hizo en La Uno y de la mano de Julia Otero, en el programa especial de Días de Tele con motivo del Día de la Mujer.

Junto a otros rostros conocidos del feminismo como Leticia Dolera, Jedet o la futbolista Aitana Bonmatí, la hija de Rocío Jurado se abrió en canal y habló del importante paso al frente que dio revelando a través de su docuserie la pesadilla que había vivido presuntamente por culpa de Antonio David Flores.

Con el pelo algo más largo y algo más rubio que en sus últimas apariciones, y un vestido de seda cruzado en color rosa pastel, Carrasco volvió a demostrar que es una mujer nueva y, fuerte y con la voz más firme que nunca, confesó que dos años después de hacer público su testimonio todavía no ha intentado reabrir su denuncia por malos tratos psicológicos contra el padre de sus hijos Rocío y David: "No se ha reabierto nada, estamos estudiando la reapertura junto con mis abogados" explicó, dejando claro que no se rinde y no da por zanjada su guerra judicial contra Antonio David.

Con la violencia de género como hilo conductor, la mujer de Fidel Albiac reconoció que decidió contar su verdad de la manera más desgarradora posible a través de una docuserie después de "consultarlo" con su "psiquiatra". "Me dijo que le parecía perfecto, pero que no tuviera expectativas. Mi respuesta fue que yo partía de -27.550, todo lo que venga de más, para mí es un regalo", recordó, asegurando que este paso al frente le ha servido "de sanación" y ahora se siente más fuerte y liberada que nunca.

 

"Llevaba en tratamiento desde el 2011 y pasa tiempo hasta que yo tomo la determinación. Me vi obligada a contar determinadas cosas porque decidí que no quiero seguir viviendo de esa forma y que no lo voy a hacer. El día 5 de agosto, cuando hago lo que hago ("intento de acabar con tu vida", puntualizó Julia Otero) y me despierto en esa cama de ese hospital, cuando abro el ojo y veo lo que yo había casi hecho, y ese día veo a mi marido a mi lado llorando, es cuando yo tomo conciencia de lo que estaba a punto de hacer y es cuando yo digo, tía tu no eres esto", reveló afirmando que lo único que le ha aportado la docuserie "es bien. Ha sido una terapia".

Además, destacó que "si lo que yo he hecho ha servido de alguna manera a que la sociedad avance de alguna forma, intelectual, personal... yo me doy por satisfecha". Y no dudó en lanzar un mensaje a las mujeres que puedan estar pasando por lo mismo que ella vivió en su día con el ex guardia civil: "Que abran los ojos. Si te están diciendo por ahí, no, será por algo. Que estén alerta y no dependan de que otra persona se lo diga, que estén alerta de palabras, de signos, que al final se convierte en lo que es".

 

"A esas mujeres y a muchísimos hombres, y también a mi equipo que ha hecho lo posible para que eso se hiciera, gracias por su apoyo" , finalizó, todavía sorprendida por la cantidad de muestras de cariño que ha recibido en los últimos dos años.

El llamamiento al boicot a Julia Otero no termina de funcionar en los audímetros

Cabe señalar que desde que se comenzó la promoción del programa especial sobre el 8-M de Julia Otero se desató un agrio debate en redes sociales con movimientos a favor y en contra e incluso un llamamiento al boicot del programa Días de Tele por recuperar la presencia televisiva de Rocío Carrasco en la cadena pública.

El resultado de todo esto fue algo desconcertante porque si bien el formato bajó bastante su cuota de pantalla hasta el 6.8% de share (su segundo peor registro desde que empezó) subió notablemente en número de espectadores hasta 854.000, la mayor cifra de su recorrido.