07 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Rafael Amargo, en su rueda de prensa del viernes

Mariñas aclara su fogosa relación con Amargo: "Nos aprovechamos el uno del otro"

Aunque el amorío era conocido públicamente, el veterano periodista ha tenido que salir ahora a la palestra para aclarar cómo y por qué decidieron separar sus caminos.

| ESchismógrafo Chismógrafo

La detención y posterior puesta en libertad de Rafael Amargo ha estimulado el rastreo mediático de los episodios más llamativos de su agitada biografía. Como la relación que mantuvo con el cronista rosa Jesús Mariñas. Pero éste ha querido dejar las cosas claras con su propia voz, contando exactamente cómo fue aquel fogoso amorío.

"Fue uno de tantos amiguetes cuando aún no era quien es. Con la perspectiva de los años transcurridos, pienso, creo y sostengo que nos aprovechamos el uno del otro. Suele ocurrir porque débil es la carne", confiesa el veterano periodista en un artículo en La Razón. Y añade: "No fue más que sexo, atracción física, un pasatiempo, solo dos o tres veces. Tonteamos como con otros muchos. Para ninguno tuvo traumas, consecuencias ni impacto emocional".

 

 

"Fue quizá en unos locales de San Bernardo, con intermitencias, muy de tarde en tarde y pocas veces. Dos o tres. Luego dejamos de vernos, y santas pascuas", en eso consistió todo, según Mariñas.
De ahí que no entienda el interés repentino por aquello, más allá de que el foco está puesto sobre Amargo por su supuesta pertenencia a una red de tráfico de drogas. Aunque no hay comparación posible, asegura: "Me sorprende, alarma o casi desconcierta que hoy cause revuelo o casi escándalo cuando lo acusan de narcotráfico y ya nada nos espanta".

Sí describe Mariñas un episodio que prueba cómo desde edad muy temprana el bailarín comenzó a caminar por el filo de la navaja: "Ha pasado el tiempo y me causa risa especialmente lo de que Rafa –hoy supuesto cerebro de un grupo de traficantes– fuese menor de edad cuando ya bailaba haciéndole palmas a La Chunga en el Café de Chinitas donde, por la noche, no podían trabajar con menos de 18 años".

 

Insistiendo en que aquella relación no dio para más y que no merece ningún interés, el veterano cronista concluye dejando caer que existen "asuntos más importantes" que podría revelar: "Se ve que no hay temas más interesantes, y lo digo yo, que vivo de los demás y de sacarle punta a las cosas. Podría revelar asuntos más importantes, pero respeto a sus protagonistas. Todo siempre en su tiempo y sin despropósitos alimentados por el morbo, tal como ahora parece".