| 16 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Daniel Sancho, un recluso especial en Koh Samui.
Daniel Sancho, un recluso especial en Koh Samui.

Daniel Sancho, a puñetazos en Koh Samui para ‘escapar’ de la prisión

El caso del joven cocinero, autor confeso del crimen del cirujano colombiano Ewdin Arrieta, da para una serie televisiva pero muy real. Ahora trasciende por dónde pasan sus esperanzas.

| David Lozano Chismógrafo

Prácticamente a diario nos encontramos con novedades en el caso de Daniel Sancho, recluido ya más de tres meses en Tailandia, acusado de la muerte (así lo ha confesado) de su amante, el médico colombiano Ewdin Arrieta.

No es ningún secreto que al joven cocinero español, famoso por ser hijo del actor Rodolfo Sancho, le ha cambiado la vida tras su detención y posterior ingreso en prisión en la penitenciaria provincial de Koh Samui. Después de unos primeros días difíciles, Daniel comenzaba a recibir la visita de su madre, Silvia Bronchalo y semanas después de las de su padre.

Ahora la situación está complicada para Sancho. Sin representación legal tailandesa (ahora le representa un abogado de oficio) el informe de la Fiscalía es contundente y cae sobre él una amenaza muy real: la pena capital que podría conmutarse a la cadena perpetua.

El asesinato, con premeditación como defiende la Policía, le condena sin remedio a esas penas, situación que se agrava por la repentina falta de colaboración de Daniel Sancho con la acusación. Una estrategia muy arriesgada puesta en marcha por sus abogados en Madrid, encabezados por Marcos García Montes, algo que tiene en guerra a los padres del joven chef, tal y como les hemos venido contando en ESdiario.

 

Con este más que delicado horizonte penal por delante, Daniel Sancho podría tener una solución para acortar considerablemente su pena, alternativa que además pasa por una de sus pasiones: el deporte de contacto rey en Tailandia, el Muay Thai. Precisamente, hace unos días veían la luz unas imágenes de Sancho disfrutando de un combate de ese arte marcial un par de días antes del crimen del médico colombiano.

Pero el Muay Thai puede ser algo más que una afición para él. Daniel pasa parte de su parte entre los muros de la prisión practicando este deporte o leyendo y ahora sabe que puede además reducir su futura condena e incluso –si fuese muy bueno y resultase campeón de las competiciones que se celebran en las prisiones- podría incluso conseguir ser indultado.

Daniel Sancho y el Muay Thai

Tal y como ha podido confirmar ESdiario, Sancho ya entrena para ello. El sistema penitenciario tailandés tiene un largo historial de organización de eventos deportivos. Se celebran partidos de fútbol, baloncesto y de boxeo tailandés. Desde hace muchas décadas se utilizan, además de para la diversión de reclusos y personal carcelario, para limpiar la mala imagen del severo régimen penitenciario de aquel país de sudeste asiático. Como premio, el Gobierno monárquico concede reducciones de condena e incluso ya ha concedido numerosos indultos a luchadores de Muay Thai, a cambio de que compita en dicha arte marcial bajo bandera tailandesa o en promoción del país.

Las competiciones ‘interprisiones’ son muy importantes en Tailandia. De hecho, las principales cárceles cuentan con un cuadrilátero y gradas para la celebración de combates de Muay Thai. En las gradas, siempre abarrotadas, no sólo hay presos, también asisten altos funcionarios del Gobierno y la prensa y el evento se complementa con actuaciones musicales. Todo un evento deportivo y social de dimensiones nacionales.

Ahora, a la espera de la nueva comparecencia del hijo del actor Rodolfo Sancho ante el juez de la Corte de Samui que se producirá el próximo lunes 13 de noviembre, todo parece indicar que el autor de la muerte de Arrieta se prepara en prisión para mejorar día a día en Muay Thai. Su esperanza para rebajar la condena literalmente a puñetazos y patadas.