| 15 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Messi y Rodrygo, durante el Brasil-Argentina de anoche
Messi y Rodrygo, durante el Brasil-Argentina de anoche

Messi le arrea una colleja a Rodrygo en el caos del infame Brasil-Argentina

El ex del Barcelona se encaró con el madridista, que según la prensa argentina llamó "cagones" a sus rivales. Cargas policiales en la grada que hicieron del partido un infierno

| Mariola López Deportes

Argentina ganó a Brasil 0-1 en Maracaná, la primera derrota como local de la verdeamarelha en un partido de clasificación mundialista de su historia. Pero más allá del resultado, resuelto con un gol de Otamendi, el bochorno vivido en el mítico estadio carioca tiene que hacer replantearse los inmensos problemas de seguridad que se viven en el fútbol suramericano. Y todo rematado con acciones impropias sobre el campo, con los futbolistas disfrazados de carniceros más que de jugadores de fútbol. Y con hasta Messi y Rodrygo, dos jugadores normalmente muy calmados, perdiendo los papeles: el ex azulgrana le sacudió una colleja al madridista.

 

 

Todo comenzó antes del partido. La policía brasileña comenzó a cargar con dureza contra el sector donde se encontraban los seguidores argentinos dentro de Maracaná. Las escenas de violencia fueron terroríficas: la carga fue brutal, pero la defensa de las barras bravas tampoco se quedó atras. El Dibu Martínez, el polémico portero argentino, incluso se metiío entre medias agarrando las porras extensibles de la policía para impedir que siguiera sacudiendo aficionados.

 

Una guerra sin fútbol

El partido comenzó con más de media hora de retraso, en medio de un ambiente dantesco, con los argentinos en el papel de víctimas y los brasileños, con su selección sumida en una profundísima crisis de identidad, muy alterados. Las patadas, los manotazos, las simulaciones y los insultos impedían que aquello pudiera ser catalogado como partido de fútbol. Era una guerra campal donde a veces un balón rodaba un par de segundos.

 

Ya antes de comenzar el partido, Rodrygo se las tuvo tiesas con Messi. En las imágenes se puede ver como Rodrygo está conversando con el jugador del Atlético Rodrigo de Paul. Llega Messi corriendo y, con la boca tapada, se acerca al brasileño, le agarra del cuello y le dice algo a centímetros de su cara antes de darle una colleja a Rodrygo que no le gusto nada y que provocó otro mini careo. El madridista reacciona y es cuando De Paul tiene que ponerse entre los dos apartando al madridista. Según la Prensa argentina, el madridista llamó "cagones" a los argentinos.

Durante el partido, el pique entre los dos siguió, volvieron a encararse y esta vez tuvieron que ser los compañeros de Rodrygo los que evitaran un enfrentamiento mayor entre dos jugadores que normalmente son muy calmados. Un bochorno sin precedentes ante el que urgen actuaciones ejemplares.