03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Robinho

Robinho se marcha al Santos para no entrar en prisión

La ley brasileña no permite la extradición de sus ciudadanos. De esa manera, quiere eludir una condena a 9 años de cárcel.

| Redacción Deportes Deportes

Robinho ha llevado a cabo una argucia moralmente reprobable, pero lamentablemente legal. En 2017 el exmadridista fue condenado a nueve años de prisión por participar en una violación grupal en 2013 durante su etapa en el AC Milan. Desde entonces, ha desempeñado su carrera como futbolista en China y Turquía, una estrategia concienzudamente preparada para evitar entrar en la cárcel. 

Ahora ha fichado por el Santos por un sueldo irrisoro: 190 euros al mes. A la espera de que se agoten los recursos a la sentencia de los abogados del brasileño, Robinho está tranquilo en Brasil. La ley del país no permite la extradición de ciudadanos nacidos en su territorio, por lo que de poco serviría que la jueza italiana encargada del caso la solicitase. La única forma de que se produjese es que el delantero viaje a otro lugar. Por supuesto, eso no entra en sus planes. 

Cuando en 2017 se dictó sentencia, el abogado Dorival Guimaraes explicó en Globoesporte que "un crimen cometido en el extranjero tendría validez para la justicia brasileña en casos de gravedad mayor, como genocidio, crimen contra la unión o contra el presidente". En este caso, la violación parece no cumplir estas características. 

Tras su incorporación al Santos, Orlando Rollos, presidente del club, salió en su defensa: “¿Quienes somos para juzgar a Robinho? Quien no haya pecado nunca que tire la primera piedra. Además, hay que esperar al resultado del proceso”. Tremendo sería, y es lo que parece que va a ocurrir, si el delantero acaba saliéndose con la suya.