| 29 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Russell se consagra y Sainz y Alonso hacen magia

Doblete de Mercedes en Brasil y estupenda carrera de los dos españoles: Carlos Sainz acabó tercero con su Ferrari, mientras que Fernando Alonso guio a su Alpine hasta la quinta plaza.

| Miguel Queipo Deportes

“George Russell, you are a Grand Prix winner” (“George Russell, eres ganador de una carrera”), le gritaba su ingeniero al velocísimo piloto inglés cuando cruzó la meta del Autódromo José Carlos Pace de Sao Paulo en primer posición, por delante de su compañero Lewis Hamilton. Doblete de Mercedes, tras un denodado trabajo de Brackley durante toda la temporada. Estupenda carrera de los dos españoles: Carlos Sainz acabó tercero con su Ferrari, mientras que Fernando Alonso guio a su Alpine hasta la quinta plaza tras remontar desde el décimo octavo puesto de la parrilla.

Interlagos, el nombre coloquial del circuito paulista, nunca defrauda. Se corre en sentido inverso a las agujas del reloj y la climatología y su especial trazado siempre deparan carreras memorables, repletas de adelantamientos y momentos espectaculares. En este 2022 no pudo ser de otro modo. Russell hizo una carrerón tremendo, tras su triunfo también en la sprint race sabatina, y si todo el mundo sabía que era bueno, ahora ya sabemos que es magnífico, todo un caballero (preciosa celebración acordándose casi hasta del mecánico encargado de la presión de las ruedas) y un tipo que tiene carisma para ser campeón del mundo y arrastrar multitudes.

Con manos de cirujano, aguantando sin pestañear su salida desde la pole y las dos resalidas provocadas por dos safety cars, Russell amasó el primer triunfo del pilón que deberá ganar en el futuro, porque Mercedes, con su radical diseño sin pontones, ha tardado en dar con la tecla para hacer funcionar al monoplaza plateado, pero ahora ya es un disparo. Hamilton, segundo pese a tocarse con Verstappen en la primera resalida y caer al octavo, fue segundo. El holandés hizo una de esas carreras de atacado, muy nervioso, sin ritmo, intentando adelantamientos imposibles y encima jorobando a su compañero de equipo, Checo Pérez, en su pelea por el subcampeonato.

Carlos Sainz hizo una extraordinaria carrera, sólida y sin errores, metiéndose a degüello en el interior de la primera curva de las Eses de Senna para deshacerse de sus contrincantes, y volvió a ser manifiestamente más rápido que Leclerc. Tras sus problemas para domar al Cavalino en el inicio de temporada, ahora ya le tiene tomada la medida.

Carrera estratosférica de Fernando Alonso

Por su parte, Alonso hizo una carrera estratosférica. Tras sus problemas con Alpine, sus choques con Ocon, sus tantarantanes con los comisarios… Salió decimoctavo, con estrategia diferente a toda la parrilla, con una parada mala que le hizo perder diez segundos extra, y guio a su Alpine a la quinta posición, con un ritmo similar a los Ferrari y a los Red Bull. La magia del asturiano sigue intacta y, por esas cosas que pasan, su actual equipo se quedará sin su mayor activo, que en una semana estará vestido de verde al volante de un Aston Martin.