12 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Los jugadores del FC Barcelona, celebrando el triunfo del domingo en Valencia.

La comida de los jugadores del Barça incumple todos los protocolos y las leyes

Messi convocó a sus compañeros a una comida para celebrar el título de la Copa del Rey, pero la reunión va en contra de las normas de la Generalitat de Cataluña y del protocolo de LaLiga.

| Agustín Díaz Deportes

Está claro que los futbolistas viven en su burbuja y que se consideran por encima del bien y del mal, completamente fuera de la ley. Así sucedió ayer mismo, cuando los jugadores del Barcelona se reunieron en casa de Leo Messi para festejar el reciente título de Copa del Rey y para conjurarse de cara a los cuatro partidos que quedan, el primero, ante el Atleti el próximo sábado. 

En el asado estuvieron presentes todos los jugadores de la primera plantilla, acompañados por sus parejas. Los que faltaron fueron Ronald Koeman y el resto del cuerpo técnico. La mayoría de los futbolistas estuvieron toda la jornada en la mansión que Messi posee en Gavá, muy cerca de la playa, y la abandonaron poco antes del toque de queda. Los jugadores descansan hoy al disfrutar de una jornada de descanso

 


Durante todo el día se escuchó música y gritos de ¡Campeones! al celebrar el título copero. Algunos pensaron que se trataba de una conmemoración adelantada del campeonato liguero, pero el ambiente festivo de la comida se circunscribía a la victoria en la final del torneo del KO ante el Athletic Club. 

La reunión de los jugadores del Barcelona va en contra del protocolo COVID-19 y LaLiga, que se enteró de la celebración, ya ha abierto un expediente sancionador, como ocurrió en su día con diversos futbolistas del Sevilla y con varios jugadores serbios, Jovic, Saponjic y Maximovic, que militaban en equipos de Madrid. 

Además, la comida en casa de Messi incumplió de manera flagrante las normas anti-COVID impuestas por la Generalitat de Cataluña, que prohíbe las reuniones de más de 6 personas. Y, en casa del argentino, por muy enorme que sea, se juntaron muchas más personas.