| 10 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Robert Lewandowski, durante un partido del Barcelona.
Robert Lewandowski, durante un partido del Barcelona.

Lewandowski podría perderse el Clásico: forzó la quinta amarilla descaradamente

El ariete polaco perdió tiempo para ver la cartulina que le permitiese llegar limpio al Santiago Bernabéu, pero en el reglamento se estipula que podría recibir un choque adicional por ello.

| Jorge Martín Deportes

El Barça se llevó una victoria por la mínima ante Las Palmas gracias al solitario gol de Raphinha. Los de Xavi Hernández, que vio el partido desde la grada al cumplir su primer partido de sanción, jugaron durante más de una hora con un futbolista más y sólo pudieron meter un tanto. Por otro lado, Lewandowski, Joao Cancelo e Íñigo Martínez vieron la amarilla y cumplirán ciclo la próxima jornada frente al Cádiz, por lo que llegarán limpios al Clásico del Santiago Bernabéu.

Las cartulinas amarillas que vieron Joao Cancelo e Íñigo Martínez fueron en lances del juego, por lo que sería difícil demostrar que fueron provocadas, pero la de Robert Lewandowski fue totalmente distinta. El polaco fue sustituido y abandonó el verde caminando hasta que el colegiado le mostró la cartulina. Según el reglamento, esta acción podría conllevar una sanción de un partido adicional, además de una multa de 600 euros. 

Los de Xavi Hernández llegaron a sufrir en Montjuic pese al buen inicio y las muchas llegadas. Ni con la expulsión de Álvaro Valles el Barça lo tuvo fácil. El gol de Raphinha en el minuto 59, tras un gran pase de Joao Félix, valió al equipo catalán para mantener su buena línea y colocarse a cinco puntos de un Madrid que juega este domingo contra el Athletic Club en el Santiago Bernabéu y con el Clásico a la vuelta de la esquina, por lo que los de Carlo Ancelotti no pueden fallar.

El regreso tras los partidos internacionales trajo a un cuadro azulgrana con chispa y buenas intenciones en ataque. Los de Xavi, que siguen afinando además de cara al cruce contra el PSG en cuartos de final de Champions el día 10 de abril, tuvieron buen ritmo, salieron con peligro y presionaron arriba, pero se toparon con una zaga amarilla que estaba liderada por Saúl Coco.

Lamine Yamal amenazó con acaparar los focos con un par de buenas arrancadas, pero el internacional español no tuvo su día de más relumbrón. En la presión y el robo, el Barça encontró un gol de Raphinha a los 20 minutos, pero el VAR llamó la atención de un fuera de juego. Los de Xavi ganaron mucho la espalda a la zaga canaria y, en otra de esas, llegó la roja de Valles, quien tuvo que salir lejos de su portería y cazó de mala manera al brasileño.

El meta sustituto Escandell tuvo trabajo nada más entrar y el Barça perdonó con un balón al larguero de Lewandowski, y Raphinha tuvo otra muy clara que mandó desviada. En el descuento, Las Palmas asomó con un misil de falta directa de Saúl Coco muy cerca de la escuadra de Ter Stegen y, en la reanudación, no renunció a sus opciones a pesar de tener un jugador menos sobre el verde.

Raphinha, decisivo

Al conjunto culé le faltó ese ritmo del inicio y la defensa amarilla, a gran nivel todo el encuentro, se hizo más fuerte. Los de García Pimienta también supieron hacer el partido más pesado y lento, sabiendo además del desgaste que acumulaban, pero el Barça, con mucho tiempo por delante, supo tener paciencia.

Los de Xavi recuperaron alguna posesión más larga y esperaron el hueco, que lo vio Joao Félix, recién entrado del banquillo, en el desmarque de Raphinha, el que más había insistido. Sin embargo, los locales, con la entrada también de Ferran, no encontraron la sentencia, y Las Palmas murió en campo rival con el Barcelona pidiendo la hora

García Pimienta sacó también la calidad de un equipo que, aunque no haya sido capaz de alcanzar la lucha por Europa, demostró en la Ciudad Condal su buen estilo y buenos jugadores, también su falta de gol quizá. Los de Las Palmas, con la entrada de Alberto Moleiro, se quedaron el balón por momentos y rondaron la meta rival, con el empate en el descuento en las bostas de su '10'. Llegó el pitido final y el Barça sumó tres puntos importantísimos para seguir soñando con la posibilidad de pelear por el título de LaLiga.