| 17 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Interés compuesto
Interés compuesto

Los españoles estamos empeñados en ahorrar sin que nos remuneren

España es el 2º país de Europa con más dinero ahorrado sin remunerar. Esto es nefasto para la economía en su conjunto, máxime si se tiene en cuenta el potencial del interés compuesto.

| Francisco Pérez Economía

El informe 'El futuro del ahorro en España'  de la empresa financiera XTB realiza un análisis sobre el ahorro en España y destaca las tendencias y oportunidades en el mercado financiero, resaltando la importancia del ahorro, tanto a nivel individual como para la economía en su conjunto.

Además, reconoce los desafíos que enfrentan los ahorradores españoles, como la inflación y los bajos niveles de renta, la presencia de gran cantidad de dinero en cuentas corrientes no destinadas al ahorro y prácticamente no remuneradas o un sistema garantista de pensión pública.

El análisis destaca que mientras que países como Alemania, Francia o Bélgica cuentan con tasas de ahorro superiores al 12%, otros como Italia, España o Portugal no superan el 6%. Y demasiados ahorradores desconocen por completo el concepto del interés compuesto, principio por el cual cuando ahorras o inviertes dinero, no solo ganas intereses sobre el capital inicial, sino también sobre los intereses generados.

En otras palabras, cada año que tu dinero permanece en una cuenta o inversión, está ganando intereses sobre los intereses acumulados de años anteriores. Esto crea un efecto multiplicador que acelera el crecimiento de tus ahorros o inversiones.

Según la encuesta 'Hábitos de ahorro e inversión en España' encargada al hilo de este estudio, un 60% de la población encuestada afirmaba ahorrar una cuantía media de 285 euros al mes. Sin embargo, Euromonitor o la OCDE rebajan esta cifra hasta la horquilla de los 120 a 150 euros por persona en España. 

Entre los motivos esgrimidos para justificar la falta de ahorro destaca el elevado coste de la vida. Así, casi un 72% de los encuestados incluyó ese motivo dentro de sus respuestas, algo que refleja cómo gastos como el alquiler, las hipotecas, la educación o muy especialmente los alimentos dificulta guardar dinero al final de mes.

El informe indica que Alemania es el único país de la Unión Europea por delante de España en lo que a una mayor cantidad de dinero 'nini' se refiere, es decir, con un mayor porcentaje de dinero de sus ciudadanos depositado en cuentas corrientes.

La empresa expone que parte del auge de los nuevos productos destinados al ahorro tiene que ver con que "el dinero no recala en los productos actuales de ahorro, porque o bien no son lo suficientemente atractivos o bien no se ajustan realmente a las necesidades de los ahorradores".

España se encuentra en un momento "crucial" en términos de evolución del ahorro, al igual que está pasando en otros países de su entorno

A pesar de los desafíos económicos y la incertidumbre, el concepto tradicional de ahorro está evolucionando hacia una comprensión más amplia y sofisticada, una tendencia global que se está acelerando.

Este fenómeno se está viendo propiciado y está experimentando cambios significativos por la llegada de productos financieros innovadores, como los fondos de inversión cotizados (ETFs) y los planes de inversión. Sin embargo, su adopción entre los inversores minoristas en Europa ha sido más lenta "debido a la resistencia de las instituciones financieras tradicionales y la falta de cultura financiera".

En la actualidad,  fintechs, neobancos y neobrókers están aprovechando esta oportunidad para crecer gracias a las oportunidades de personalización del ahorro que algunos productos ofrecen en competencia directa con las entidades bancarias tradicionales por el ahorro de los inversores minoristas.

Oportunidades para todos

El futuro del ahorro en España presenta un panorama lleno de oportunidades. El hecho de que las nuevas generaciones crezcan familiarizándose con nuevos productos o planes de inversión supone un factor determinante a la hora de considerar cómo ahorraremos los europeos en el futuro.

En un contexto en el que en pocas décadas Europa registrará el mayor trasvase de patrimonio de una generación a otra, el producto de ahorro que logre entrar en el día a día de las nuevas generaciones recibirá no solo la riqueza actual y futura de estas, sino probablemente también la obtenida por las anteriores.

Los especialistas pronostican una fuerte competencia entre los actores de mercado y el hecho de que las entidades financieras deban adaptarse y competir ofreciendo productos y servicios innovadores y atractivos. Aquellas que logren adaptarse con éxito a estas nuevas tendencias y satisfacer las demandas cambiantes de los inversores estarán mejor posicionadas para captar una parte significativa del mercado en evolución.