| 29 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez, esta semana en Moncloa
Pedro Sánchez, esta semana en Moncloa

Un Gobierno dividido incapaz de afrontar la crisis con la urgencia necesaria

El desesperante coste de todo exige medidas inmediatas del Gobierno, que lejos de actuar exhibe de nuevo un enfrentamiento lamentable entre sus socios.

| ESdiario Editorial

 

El anuncio de Pedro Sánchez de que incrementará el gasto en Defensa hasta llegar al 2% ha generado la enésima crisis entre los socios y aliados del PSOE: ni Podemos ni Bildu ni ERC comparten un compromiso que el presidente anunció en una entrevista en televisión, sin contar con sus aliados ni buscar el consenso con la oposición ni debatirlo en el Congreso.

Tampoco ha explicado cómo y cuándo piensa hacerlo, teniendo en cuenta que los Presupuestos Generales ya están aprobados: a la ligereza de Sánchez de anunciar algo tan relevante se le añade, así, la irresponsabilidad de sus socios de desmarcarse de una obligación asumida en realidad por España ya desde 2014, fruto de sus compromisos financieros con la OTAN.

 

En todo caso, la división demuestra que el consenso alcanzado por el PSOE y Podemos para enviar armamento español a Ucrania era muy inconsistente y que, ni en un momento tan delicado, existe unidad en el Gobierno: una parte intenta cumplir con sus responsabilidades internacionales y otra, sin embargo, actúa como un partido antisistema.

La fractura en un asunto tan crucial debilita la imagen internacional de España, pone en entredicho el futuro de la coalición y alimenta la hipótesis de un adelanto electoral: la falta de cohesión interna en este asunto puede repetirse con la renuncia del PSOE a aprobar una reforma fiscal que Podemos defiende y, en general, a cambiar por completo la política económica del Gobierno.

La parálisis explica por qué no se adoptan medidas inmediatas para rebajar las facturas y se posponen a una reunión del Consejo de Europa que libera así a Moncloa de responsabilidades propias

En el caso estricto de la Defensa, España dedicó en el último ejercicio cerrado, el del año 2020, un 1.4% del PIB, dos décimas menos de la media de Europa, situada en el 1.6%. Y muy por debajo de los países que, con gobiernos de izquierdas y de derechas, encabezan la clasificación: Grecia, con el 2.8% del PIB, es el primero. Y le siguen Letonia y Rumanía, con el 2.3%; y Francia, Portugal, Polonia o Lituania con más del 2%.

Un Gobierno de intereses

Por debajo de España, ahora mismo, solo están Luxemburgo , Irlanda, Austria, Bélgica, Eslovenia o Malta. Alemania ya ha anunciado que llegará al 2% para compensar el claro abandono de Estados Unidos de su papel tradicional de “gendarme de Europa”.

Que en ese contexto gobiernen España un partido infantil como Podemos y otro sometido como el PSOE, es un drama. Y que su cohesión y supervivencia dependan más del interés por mantener cuotas de poder que del proyecto en común, un bochorno. Y mientras, la parálisis explica por qué no se adoptan medidas inmediatas para rebajar las facturas y se posponen a una reunión del Consejo de Europa que libera así a Moncloa de responsabilidades propias ante problemas urgentes.