| 16 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes
Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes

Otro desastre sanitario de Pedro Sánchez en puertas de la Navidad

El presidente vuelve a hacer de espectador en la pandemia y ni toma las riendas si la emergencia sanitaria es horrible ni calma a la ciudadanía si no lo es gracias a las vacunas.

| ESdiario Editorial

 

Que el presidente Sánchez se haya limitado a anunciar la imposición de la mascarilla obligatoria al aire libre como única medida, en vísperas de la Navidad y con los contagios de la "sexta ola" debocados, lo dice todo una vez más de un dirigente que solo sabe moverse en el terreno de la propaganda.

Y cuando los problemas de verdad le desbordan, o mira para otro lado, o cubre el expediente o se lo traslada a otros, en este caso a los presidentes autonómicos, reunidos en una conferencia tardía, hueca y más destinada a camuflar las profundas lagunas del Gobierno que a atender con diligencia la emergencia sanitaria.

 

Todo lo que hace o no hace Sánchez parece apuntar a que ómicron es terrible a efectos cuantitativos de contagio; pero poco relevante en términos de gravedad por la eficacia de las vacunas. Pero todo lo que dice o calla, sin embargo, parece ir destinado a mantener un estado de pánico generalizado y fruto de la poca claridad en los discursos y las medidas.

Es decir, el presidente ni atiende la emergencia como parece reclamar la situación escuchando al Gobierno y a los medios de comunicación más próximos; ni rebaja su dimensión, como insiste buena parte de la comunidad científica y parecen atestiguar las cifras de ingresos en UCI y de mortalidad, en tasas muy reducidas. 

Lo que no se puede hacer es extender el miedo y permitir que la ciudadanía no sepa a qué atenerse y no entienda, del todo, si lo que está pasando es un nuevo drama o los coletazos de la pandemia

La incógnita es por qué Sánchez opta por ese relato, que ha conseguido concentrar la atención pública que, hasta hace bien poco, se dirigía a otros formidables problemas muy negativos para La Moncloa, como el desmedido precio de la luz o la más que incierta situación económica de España.

En todo caso, y si la revisión semanal de tasas segmentadas por edad, gravedad y estado de inmunización no varían; puede afirmarse que el impacto de la nueva variante es terrible en términos de incidencia pero minoritario a efectos de supervivencia. Y quizá eso explique la resistencia a aplicar restricciones más severas.

Confundir a la ciudadanía

Si el problema es el impacto de la pandemia de contagios en la atención primaria, más que la severidad de la nueva ola, debería decirse con claridad y adoptar medidas acordes a esa situación, entre otras la de desaconsejar acudir al ambulatorio, incluso contagiado, si no se desarrollan síntomas y se puede guardar cuarentena en el domicilio propio sin agotar recursos sanitarios. O facilitar el procedimiento de baja médica sin saturar con trabajo administrativo a los profesionales de la Sanidad.

Lo que no se puede hacer es extender el miedo, tomar medidas absurdas, desechar sin explicar otras más contundentes, abandonar a su suerte a los presidentes autonómicos y permitir que la ciudadanía no sepa a qué atenerse y no entienda, del todo, si lo que está pasando es un nuevo drama o los coletazos relativos de una pandemia agotadora.