| 29 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Irán bombardea Israel y cierra la vía de escape de Sánchez al caso Koldo

El plan del presidente para huir de sus problemas internos consistía en dedicarse a la agenda internacional pero el ataque de los ayatolás le ha dejado fuera de juego

| ESdiario Editorial

Cabecera-Editorial

El ataque de Irán a Israel ha dejado a Pedro Sánchez en fuera de juego. No esperaba lo sucedido y no ha sabido bien cómo reaccionar. Por eso ha metido la pata hasta el fondo calificando el gravísimo acto de guerra del régimen de los ayatolás como un “acontecimiento”. Su plan para huir de los problemas domésticos, la corrupción del caso Koldo, consistía en dedicarse a la agenda internacional con un objetivo que pretendía liderar: el reconocimiento del Estado de Palestina.

Pero el bombardeo masivo (y frustrado) arruina sus planes. No parece muy buena idea en estos momentos ir por ahí a defender la Palestina de Hamás, organización terrorista controlada, auspiciada y financiada por Irán. Si hay un intento de enfriar los ánimos por la vía diplomática ese camino no pasa probablemente por tocarle las meninges a Israel con el reconocimiento de Palestina. Quizás hasta el sábado sí. Ahora ya no.

Las principales democracias occidentales se han puesto de manera incondicional del lado de Israel. Sánchez intentó rectificar, muy tarde, y acabó condenando de aquella manera el ataque, con un ejercicio de equidistancia lamentable que casi empeora la reacción inicial. “El Gobierno de España lo condena, como ha condenado y condenará siempre toda forma de violencia”, dijo el presidente.

Es previsible que la postura oficial de España tenga consecuencias para nuestro país. Desde luego las tiene ya para Sánchez que pretendía convertirse en un referente internacional y ha quedado como el único jefe de Gobierno de las grandes democracias occidentales incapaz de condenar con contundencia y credibilidad lo sucedido.

El papelón de Sánchez debería estudiarse en las facultades de Relaciones Internacionales y en las de Ciencias Políticas. Le va a marcar para siempre ante nuestros aliados y le va a obligar a refugiarse de nuevo en España, donde le espera una pesadilla: el caso Koldo, las sospechas sobre su esposa, la amnistía, el resultado electoral del País Vasco y Puigdemont son algunos de los sapos que los que quería huir pero que tendrá que tragarse de nuevo.