| 26 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, en un gesto característico
Pedro Sánchez, en un gesto característico

Todos pendientes del “boss”: Sánchez ultima el PSOE más cesarista de la historia

El líder socialista tiene prevista otra vuelta de tuerca en su partido para imponer con mano de hierro el control absoluto y no da pistas ni a sus más cercanos.

| Antonio Martín Beaumont España

 

“Yo, al menos, puedo permitirme hacer lo que quiera”. La frase se le atribuye estos últimos días a José Luis Ábalos, convertido en la comidilla del PSOE, entre la decepción y la incomprensión, porque su caída fue impredecible.

Quien creyó en Pedro Sánchez desde el principio y le acompañó en su travesía del desierto, el mismo que sumó en encuentros discretos los votos de la moción de censura para llevarlo a La Moncloa, aquel que era llamado en la sede de Ferraz el “corazón del partido”, resultó arrojado fuera de la primera línea de la política en un rasgo de frialdad de un líder al que poco importan los afectos personales.

Algo parecido hizo Sánchez con el resto de su núcleo duro en la veraniega crisis de Gobierno. “Los favores están saldados”, señalan a modo de excusa desde hace semanas los más próximos al secretario general del PSOE. Sirva de ejemplo de tan peculiar forma de comportamiento lo ocurrido a Pepu Hernández, recientemente caído en desgracia.

 

Sánchez tentó con la política al que fuera glorioso seleccionador de baloncesto español. Era su “mirlo blanco” para gobernar la capital de España. Pero no se logró el objetivo. La cara de Hernández le recordaba cada día al presidente su fracaso.

Así que cuando llegó la oportunidad ni siquiera le concedió, como premio a su lealtad, ponerle al frente del Consejo Superior de Deportes, cargo en el que todo el  mundo daba por descontado recalaría. Luego, su adiós, era coser y cantar. “Pedro todo lo apunta y no se olvida de casi nada: algo mal debió hacer o decir Pepu”, zanja enigmáticamente un asesor del secretario general socialista.

Según avanzan las semanas el escepticismo crece. Porque la victoria electoral, como el precio de la luz, cada vez está más cara.

Si de algo sirvió la remodelación ministerial de julio fue para disparar la inquietud de buena parte de los cargos socialistas, que saben que están al albur de la voluntad del “boss” y les queda, como poco, un eterno mes cargado de incertidumbre hasta el 40º Congreso Federal en Valencia los días 15, 16 y 17 de octubre.

Sánchez ya ha mostrado sobradamente su intención de pasar página, dejando atrás a la mayoría de los dirigentes que le fueron fieles frente a Susana Díaz en la batalla de las primarias. El Partido Socialista es suyo, únicamente suyo: así ha venido siendo su liderazgo en estos años. En la próxima Ejecutiva, que tendrá apenas una veintena de miembros, sólo repetirán una docena de los actuales 47 nombres. Lo dan por descontado en el cuartel general del puño y la rosa.

Los "Pin y Pon" del PSOE

Y ¿quiénes serán los bendecidos por Sánchez? La única certeza, o eso quieren creer entre idas y venidas de distintos nombres, es que Adriana Lastra y Santos Cerdán van a ser los que lleven las riendas de la formación como vicesecretaria general y secretario de Organización. Una y otro empiezan a ser conocidos como “Pin y Pon”, de tanto dejarse ver juntos en todas partes.

Las llamadas de ambos a La Moncloa son constantes para despachar con el presidente del Gobierno, que está dedicando mucho tiempo, a decir de miembros de su equipo, al nuevo socialismo que tiene en mente. Donde, por descontado, en las estructuras del partido ya asumen la posibilidad de cualquier sorpresa, incluso al frente de la presidencia del PSOE para la que sigue sonando Carmen Calvo.

En la misma dirección del grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados cunde el “terror” congresual al tiempo que se digiere la elección de Héctor Gómez como nuevo portavoz en sustitución de Lastra, un cargo clave y de enorme visibilidad.

El Partido Socialista es suyo, únicamente suyo: así ha venido siendo su liderazgo en estos años y esto no va a cambiar, al contrario

La designación de Gómez es vista como señal de cambio generacional. No estaba en ninguna de las quinielas, a pesar de su cercanía a Sánchez. Porque Gómez, o al menos eso dicen algunos diputados no sin cierta maldad, es sobre todo conocido por compartir muchas horas de bicicleta con el jefe.

No han faltado quienes echan en falta “una portavocía más sólida”, aun cuando voces socialistas avisan fuera de micrófono de que los contactos con los distintos grupos van a caer sobre las espaldas del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y de su secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas.

En buena parte, pues, Bolaños y Simancas llevarán la batuta. Héctor Gómez pondrá la cara para ejecutar las estrategias que marquen “desde arriba”. Es un perfil idóneo para la nueva imagen que pretende transmitir Sánchez. De igual manera, encaja como figura fresca la portavoz para el Senado de Eva Granados, actual viceprimera secretaria del PSC. Antes, eso sí, debe ser designada senadora por el Parlamento de Cataluña.

 

Por convencimiento o por pura necesidad, o ambas cosas a la vez, Sánchez sigue haciendo cambios a su alrededor. Con ellos quiere afrontar  unos próximos meses que serán cruciales y deberían desembocar en las urnas a finales de 2023.

Mientras, desde Ferraz, casi con el casco puesto por temor a las decisiones que adopte su líder los próximos días, insisten en que están en la remontada. Eso sí, según avanzan las semanas el escepticismo crece. Porque la victoria electoral, como el precio de la luz, cada vez está más cara.