| 26 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Casado, con Mañueco y Feijóo, este martes al inicio del Comité Ejecutivo del PP.
Casado, con Mañueco y Feijóo, este martes al inicio del Comité Ejecutivo del PP.

Casado marca distancias de nuevo con Vox y arremete contra el "radicalismo"

La intervención del líder del PP ante su Comité Ejecutivo, en línea con la de Mañueco ante su cúpula, aleja el gobierno de coalición con los de Abascal y hace más incierto el escenario.

| J.R.V España

48 horas después del escrutinio de las urnas del 13-F, con una victoria clara del centroderecha pero un panorama bien incerto en Castilla y León, Pablo Casado ha comparecido este martes por primera vez en el análisis de los resultados que ha compartido con el Comité Ejecutivo Nacional del PP.

En su intervención ante la cúpula popular, Casado ha marcado distancias con Vox, recuperando su tono más duro contra los de Santiago Abascal, y ha apuntalado la vía del Gobierno en solitario que ya horas antes había sugerido Alfonso Fernández Mañueco en su intervención ante la Junta Directiva Nacional del PPCyL.

De hecho, Casado ha cargado contra el "populismo", en referencia al partido verde, gran revelación el pasado domingo, del que ha dicho que está más preocupado por sustituir al PP que por cambiar al Gobierno de Pedro Sánchez. Además, el dirigente popular ha reivindicado el centro derecha frente al radicalismo y ha advertido de que no renunciarán a sus principios para pactar.

Es sí, el líder del PP no ha mencionado en ningún momento a Vox, pero ha cargado duramente contra este partido advirtiendo de que la semilla del populismo siempre es "amarga" y no produce progreso.

En este contexto, ha dejado claro que su partido tiene límites para pactar y acordar ya que sus principios son sus condiciones de cara a posibles pactos. "No vamos a renunciar a ellos nunca", ha recalcado, dejando claro que quien quiera pactar con ellos tendrá que "acatarlos y respetarlos".

Respaldo de los barones

Varios barones han coincidido en apoyar ante el Comité Ejecutivo el gobierno "en solitario" que quiere Mañueco. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha llegado a asegurar que "los gobiernos de coalición son un verdadero infierno", según han informado fuentes populares presentes en la reunión.

El propio Mañueco ha defendido ese "Gobierno del PP" con "diálogo y acuerdo" como les han mandatado los ciudadanos de Castilla y León en las urnas y con ese objetivo ha pedido "serenidad" y "tranquilidad". "Esto no va de sillones", ha proclamado, para añadir que es necesario un Gobierno "fuerte", "sólido" y "en solitario con pilares firmes".

Poco después, Casado ha apoyado los argumentos de Mañueco. "Alfonso ha pedido un gobierno fuerte, estable y en solitario, con pilares firmes, sin trajes prestados y sin la espada de Damocles continua. Y tiene todo nuestro apoyo para llevarlo adelante, con nuestros principios siempre presentes", ha manifestado, en un discurso que sí ha podido seguirse en abierto.

Ayuso ha tomado la palabra a puerta cerrada para felicitar a Mañueco por la campaña que, según ha dicho, ha sido muy bonita pese a la dificultad que han encontrado con el "sanchismo". Dicho esto, ha dicho que "ojalá" pueda gobernar "en solitario". "Los gobiernos de coalición son un verdadero infierno", han reconocido, según fuentes del partido.

Por su parte, el murciano Fernando López Miras ha indicado que "la única alternativa" es Mañueco, que "sí o sí será presidente", y ha añadido que ésa es su legitimidad para lograr un Gobierno en solitario.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dicho compartir los discursos de Casado y Mañueco y ha subrayado que "una victoria puede convertirse en una derrota", algo que, según ha dicho, no es lo que ha pasado ahora. "Perdimos en el 2019 y hemos ganado e el 2022. Le hemos dado la vuelta al marcador", ha destacado, para añadir que ahora es Mañueco el que debe gestionar la investidura.