| 30 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El falso "enfado" de Sánchez con el independentismo: así pacta masivamente luego

El líder del PSOE intenta pasar ahora por duro frente al separatismo y más en concreto con Quim Torra. Pero los hechos desmontan esa estrategia electoral.

| Javier Rodríguez España

Pedro Sánchez pretende endurecer su mensaje contra el independentismo, y en particular contra Quim Torra, en vísperas de la campaña electoral e, incluso, ha coqueteado en público con la reedición de un artículo 155 si la presión continúa na vez se conozcan las sentencias a los políticos del procés, que se esperan para las próximas semanas.

Pero la realidad indica todo lo contrario. Más allá de las palabras, todo lo que ha hecho el líder del PSOE es pactar con el secesionismo, al igual que con Podemos, desde prácticamente 2015 y en todos los ámbitos de poder. Lo ha hecho de manera indirecta, beneficiándose de su apoyo en momentos tan decisivos como la moción de censura, y de manera frontal, con casos paradigmáticos.

 

"En cuarenta municipios de Cataluña el PSOE gobierna con ERC o Junts", explican fuentes populares a ESdiario, una cifra que llegó a ser un 50% superior, con hasta 60 ayuntamientos gestionados por alianzas de ese tipo en la pasada legislatura. "Hay municipios que defienden la independencia directamente y el PSOE lo ha aceptado", añaden.

Y hay un caso especialmente llamativo. En la Diputación de Barcelona rige el pacto entre los partidos de Sánchez y de Puigdemont, que permite dirigir la institución a la socialista Nuria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet, para enojo del otro gran partido secesionista, ERC.

Muchos pactos

No son excepcionales, ni los acuerdos ni los socios. Hasta con la CUP ha pactado el PSOE, que no le hace ascos a distintas combinaciones con todos los soberanistas y con En Común Podem: así han gobernado o gobiernan en lugares tan emblemáticos como Badalona, Sant Cugat, Casteldefells, Figueras o Lloret del Mar.

Casos muy similares, por cierto, al País Vasco o Navarra, donde los socialistas han sellado gobiernos con el PNV en sitios clave, incluyendo las tres capitales de provincia o incluso el Gobierno Foral gracias a la abstención de Bildu.

"El problema lo va a tener el PSC cuando coincidan la sentencia del procés y la campaña electoral de las Generales. Sánchez no tiene más remedio que hacerse el duro y a Iceta no le queda otra que seguir a su líder, pero eso puede tensionarlo todo con Junts y con ERC", explican fuentes políticas catalanas. 

 

El problema con Quim Torra no preocupa ni en Ferraz ni en Moncloa e, incluso, les viene bien para mantener un tono muy constitucional hasta el 10N. "Junts, el PdeCat, Puigdemont y los suyos van a ser aislados por el PSOE y ERC, que coinciden en eso y perfilan incluso un pacto para la Generalitat si dan las cuentas en las Autonómicas, y van a dar", aseguran.

El quid es cómo digerirá el partido de Junqueras una posible condena de su líder y otros notables en el Supremo. Y qué precio le pondrá a la paz e incluso al apoyo que Sánchez pudiera necesitar de los republicanos catalanes en momentos tan relevantes como la investidura o los presupuestos. Ésa es la gran incógnita, aunque en el PSOE intentan que lo sea menos y les salgan todas las cuentas con Iglesias y Errejón. Sin Rufián y compañía.