31 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El líder del PSOE, Pedro Sánchez
El líder del PSOE, Pedro Sánchez

Sánchez se esconde tras el desastre: ni agenda oficial ni palabras para Iglesias

El líder socialista zanjó la noche electoral con un simple mensaje de agradecimiento a Gabilondo. No dio la cara, ni tiene actos previstos en los que pueda analizar el desastre electoral.

| A. J. España

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está desaparecido tras el desastre electoral en los comicios madrileños. El PSOE fue finalmente rebasado por Más Madrid, la puntilla para unos socialistas que están heridos de muerte, pero su líder no ha dado la cara. Dejó solo a Gabilondo, mandó de emisario a Ábalos y con un solo mensaje en Twitter dio por concluida su intervención. Además, este miércoles ni siquiera tiene agenda oficial.

Y es que, el varapalo ha sido brutal. Ni las peores encuestas pronosticaban una debacle de tal magnitud para un partido socialista que hace a penas dos años consiguió ganar las elecciones madrileñas y solo la alianza entre PP y Cs impidió que llegasen a la Puerta del Sol.

 La errática campaña electoral diseñada desde Moncloa,  primero intentando pescar en caladero naranja y después echándose en los brazos de Iglesias, con aquel "Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones", ha sido la muerte definitiva del PSOE en Madrid.

Pero Sánchez, uno de los principales responsables del desastre socialista, cuya gestión de la pandemia ha sido seriamente castigada por los madrileños, solo se limitó a lanzar un mensaje a Gabilondo a través de las redes sociales e incluso, ni siquiera compartió espacio con el candidato durante la noche electoral. Mientras la cúpula del partido se refugiaba en Ferraz, Gabilondo asumía toda la responsabilidad desde un hotel madrileño.

"Gracias, GabilondoGracias, PSOE por vuestro trabajo infatigable por Madrid. Lo hemos hecho durante 142 años y lo seguiremos haciendo desde mañana mismo. Compañeras, compañeros, socialistas, ¡siempre con el PSOE para avanzar por un país más justo e igualitario!", decía el presidente, que solo deslizaba un "enhorabuena" para Díaz Ayuso.

 

 

Así, el líder del PSOE, el gran derrotado en las urnas, al pasar de 37 a 24 escaños, ha optado por esconderse. Ni siquiera la agenda oficial de Moncloa contempla actividad alguna para Sánchez, habituado a sus grandes comparencias propagandísticas, ya sea para 'vender' un plan de vacunación u otro de recuperación. 

Sánchez reunirá a la Ejecutiva Federal del PSOE para analizar los resultados electorales este jueves

De hecho, el análisis por parte de la plana mayor socialista no llegará hasta este jueves, cuando Sánchez ha convocado a la Permanente de la Comisión Ejecutiva Federal de su partido, un día después de que se reúna el PSOE-M.

Desde Ferraz argumentan que deben ser los socialistas madrileños los que analicen en primer lugar su derrota ya que, según argumentan, las elecciones de este martes no dejan de ser unas autonómicas, en una región con una situación muy concreta, que no debe extrapolarse al resto de España, tal y como ya apuntó Ábalos en su comparecencia nocturna.

 

Sin palabras para Iglesias

Pero además, la noche electoral ha dejado otro gran derrotado. Pablo Iglesias. Su irrupción en la política madrileña después de abandonar la vicepresidencia ha supuesto su fin. El morado puso punto y final a su carrera política en una solemne comparecencia en la que se colocó como "chivo expiatorio".

Sin embargo, el que compartió días y días con el líder de Podemos en el seno del Consejo de Ministros, como Jefe del Ejecutivo no ha tenido ni una sola palabra para con Iglesias, pese a que permitió que marcara la agenda de la campaña para intentar acabar con Ayuso.

No se sabe si Sánchez ha dormido tranquilo esta noche, pero ha mandado a Iglesias al ostracismo, ninguneando su adiós.  Al mismo lugar al que los votantes le enviaron este 4 de mayo, demostrando, que su discurso guerracivilista no tiene cabida en pleno siglo XXI.