| 02 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez, este miércoles en el congreso del PSOE gallego.
Pedro Sánchez, este miércoles en el congreso del PSOE gallego.

Los escándalos del PSOE que Sánchez tapa mientras azuza el linchamiento al PP

El presidente ha avalado con su presencia este miércoles el ascenso de Carmela Silva, acorralada por un caso de corrupción. Pero, como éste hay muchos más sin que Ferraz diga ni mu.

| E. M. España

Consejos vendo que para mí no tengo… Mientras la izquierda trata de mantener vivo el caso Kitchen con el interrogatorio en el Congreso este jueves a María Dolores de Cospedal - el lunes será el turno de Mariano Rajoy- los casos de corrupción se multiplican en la cúpula del PSOE sin que Pedro Sánchez y sus socios digan ni mu. Y eso que, además, el citado caso Kitchen ya se dilucida en los tribunales y todos sus protagonistas están ya fuera de la política.

Mientras los socialistas azuzan la campaña de linchamiento general contra el PP, este mismo miércoles, Sánchez avalaba con su presencia en Galicia el ascenso de Carmela Silva a la presidencia del PSdG pese a un vinculación con una trama de nepotismo. El último ejemplo de una larga sucesión de casos que se reproducen en el seno del PSOE en toda España.

María Jesús Montero y los EREs

En los años del PSOE de los EREs en Andalucía, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, fue consejera de Salud de 2004 a 2010, tanto con Chaves como con Griñán. Luego entre 2013 y 2018 fue consejera de Hacienda y Administración Pública.

Montero aseguró no saber nada de lo que sucedió en el gobierno andaluz, pero eso sí, mostró públicamente su solidaridad con sus compañeros condenados por el caso. “Yo también soy hoy Antonio Lozano, Ventura, Magdalena Álvarez, Salgueiro, Valverde y tantos otros. Mi apoyo y compromiso”, decía la ministra en un tuit de 2013, cuando se imputó a buena parte del PSOE andaluz. Todas las personas que mencionó Montero acabaron condenados en la sentencia de los EREs.

montero

Ribera e Isofotón

La vicepresidenta del gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, fue directiva de la empresa Isofotón, investigada por malversar 80 millones en ayudas en euros mediante ayudas a fondo perdido y préstamos plagados de irregularidades durante los gobiernos del gobierno del PSOE en la Junta de Andalucía. Causa que todavía se investiga en los tribunales.

Isofotón fue en su día una puerta giratoria para la ministra después de dejar la Secretaría de Estado para el Cambio Climático del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ribera llegó pocos meses antes del cierre de la empresa solar y después de que fuera vendida por un euro.

Móstoles, todos imputados

El Ayuntamiento de Móstoles dirigido por el PSOE de Madrid es una fuente de escándalos continua. A los conocidos enchufes de su alcaldesa, Noelia Posse, se suma ahora la imputación de todo el gobierno municipal.

La jueza de Instrucción número 1 de Móstoles ha citado como investigados a los todos los miembros que componen la Junta de Gobierno del municipio, formada por concejales del PSOE y una de Podemos, por la presunta comisión de un delito de malversación y otro continuado de prevaricación en relación a la condonación de una deuda de 2,4 millones de euros a una empresa de ITV.

Granada y el alcalde imputado

El socialista Francisco Cuenca volvió a la alcaldía de Granada con el apoyo de Ciudadanos -que rompió el acuerdo con el PP-  y Podemos. Cuenca sigue estando imputado en varias causas, en las que se le acusa de presuntos delitos de prevaricación, fraude en la contratación administrativa, malversación, negociaciones prohibidas a funcionarios y falsedad documental por varios contratos realizados por altos cargos de la Junta de Andalucía en época del PSOE para supervisar los polémicos cursos de formación, bajo el gobierno de José Antonio Griñán.

En 2018, el PP exigió además la dimisión inmediata de Cuenca tras destaparse que en el portal de transparencia del Ayuntamiento constaba un falso máster que nunca hizo.

La alcaldesa símbolo del PSC

La alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat y presidenta de la Diputación de Barcelona, la socialista Núria Marín, está siendo investigada por una supuesta trama de desvío de fondos.

La investigación se centra en si el Consell Esportiu de L’Hospitalet, entidad privada dedicada a la promoción del deporte escolar, destinó a fines particulares algunas de las ayudas públicas que gestiona, y justificó las subvenciones concedidas mediante documentación falsa. En esta causa han sido detenidas 13 personas.

El hermano de Ximo Puig

La Justicia también investiga al hermano del presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, por las ayudas que sus empresas reciben de la Generalitat que preside su hermano. Se investigan la adjudicación y posterior justificación de más de 400.000 euros en ayudas para el valenciano a las empresas de Francis Puig.

 

Desde que Puig es presidente de la Generalitat las empresas de sus hermanos han incrementado sus ingresos en un 290% después de tres años de pérdidas. Entre las distintas presuntas irregularidades que se investigan se encuentran la presentación de las justificaciones, los requisitos o la falta de control.

La Diputación de Pontevedra

Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra y mano derecha del alcalde de Vigo, Abel Caballero, vive en uno de sus momentos más delicados tras ratificar el Tribunal Supremo la semana pasada la condena en el caso cuñada, la condena a prisión de un exalto funcionario del Ayuntamiento de Vigo por haber enchufado a la cuñada de la dirigente socialista.

El condenado, Francisco Javier G.O., promovió la adjudicación irregular de varios contratos menores a una concesionaria municipal con la finalidad de pagarle un salario a la familiar de Silva.

Espadas, su mujer y el caso Faffe

Otro de los casos más recientes afecta al nuevo líder del PSOE andaluz, Juan Espadas. Su mujer, Carmen Ibanco, ha tenido que comparecer por su contratación irregular en la Faffe, durante la comisión de investigación que lleva a cabo el Parlamento. Y ahora se investiga la Empresa de Gestión Ambiental (Egmasa), en la que Espadas estuvo al frente con varios cargos, entre ellos el de presidente de 2004 a 2008, por el desvío de 21,6 millones de euros.

Casos todos ellos que no han provocado el mínimo interés por los partidos que sostienen al PSOE en el Gobierno. Ni tampoco el más mínimo reproche desde Ferraz ni desde La Moncloa.