| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miquel Iceta conversa con Pere Arogonés ante la mirada de Laura Borràs
Miquel Iceta conversa con Pere Arogonés ante la mirada de Laura Borràs

Iceta riega a la Generalitat con 20 millones después de que ERC salve a Sánchez

Los ministerios de Cultura y Ciencia lanzan ahora un plan de rescate de la cultura catalana con el pretexto de la “cocapitalidad cultural” en vísperas de una nueva cita de la mesa bilateral.

| E. M. España

Casualidad o no, ya se sabe que también en política reina el dicho de que "de bien nacidos es ser agradecidos". Y apenas unos días después de que ERC salvara la legislatura de Pedro Sánchez hasta 2023 al no enmendar a la totalidad sus Presupuestos Generales, el Gobierno ha decidido de regar a la Generalitat con una millonaria partida. Impulsada además por el ministro Miquel Iceta, aún líder del PSC.

El Consejo de Ministros acaba de aprobar un Real Decreto con el que se regula la concesión directa de inversiones a diversas entidades para la "capitalidad cultural y científica· de Barcelona. O dicho de otro modo, el gobierno dará 20 millones a Cataluña para sus instituciones culturales sin esperar a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Para muchos un primer peaje dentro de la negociación del PSOE con ERC a cambio del visto bueno a las PGE tras el acuerdo inicial sobre el llamado Netflix catalán.

En concreto, el ministerio de Cultura que dirige el catalán Miquel Iceta, ex líder del PSC, es quien más dinero aporta: 17,5 millones, mientras que los otros 2,5 restantes los aportará el Ministerio de Ciencia e Innovación, de Diana Morant, a entidades dedicadas a la divulgación científica.

Esto supondrá que 37 entidades culturales catalanas dispondrán de 40 millones antes de fin de año sin ni si quiera esperar a que se aprueben los PGE de 2022, ya que el Gobierno de Sánchez ha usado el subterfugio de un Real Decreto.

El Gobierno ha desempolvado para poder pagar estos 40 millones extras a Barcelona que no recibirá ninguna otra ciudad española el convenio que en febrero de 2020 firmaron el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y la alcaldesa Ada Colau, en una visita de Sánchez a la Ciudad Condal.

Un convenio que a su vez era otra resurrección del “convenio de coliderazgo o de cocapitalidad” acordado en 2004 por José Luis Rodríguez Zapatero con el ex alcalde Jordi Hereu y que no llegó a ejecutarse.

 

Sánchez con Aragonés, en la visita del presidente del Gobierno al Palau de la Generalitat.

 

Por cierto, que ha sido el Ayuntamiento de Barcelona que dirige Ada Colau, que tiene un pacto de gobierno con los socialistas en la Ciudad Condal, quien ha decidido a qué entidades o centros culturales vaya la inversión de dinero y en qué cantidades, con el visto bueno de los ministerios de Cultura y Ciencia.

Entre los beneficiados se encuentran fundaciones Picasso, Antonio Tàpies y Miró, el Orfeó Catalá, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (con dos partidas de 1,8 millones), el Museo Nacional de Arte de Cataluña o el Instituto de Cultura de Barcelona o iniciativas como el nuevo consorcio del Barcelona Supercomputing.

La cuestión que es que las principales instituciones culturales de la Generalitat de Cataluña y de Barcelona van a recibir un importante impulso económico por parte del Gobierno de Pedro Sánchez en un momento que a nadie le pasa desapercibido: cuando el sí a los Presupuestos de ERC se está negociando y resulta determinante para que el ejecutivo de PSOE y Podemos saque las cuentas adelante.