| 01 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez con los periodistas en el día de la Constitución
Pedro Sánchez con los periodistas en el día de la Constitución

Sánchez aprovecha el España-Marruecos para dar el sí a reformar la malversación

El presidente del Gobierno anticipa que no pone límites si lo plantea uno de sus socios y no afecte a delitos de corrupción. Se espera que ERC presente la enmienda para iniciar la reforma

| Enrique Martínez España

En pleno día de la Constitución y con toda España pendiente del partido de octavos del Mundial de Fútbol contra Marruecos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha admitido en conversaciones con los periodistas que está dispuesto a ceder en la reforma del delito de malversación en el Código Penal, tal y como reclaman sus socios de ERC.

En concreto, Pedro Sánchez ha anunciado que está abierto a reformar el delito de malversación si así lo plantea alguno de sus socios parlamentarios, en referencia a ERC, siempre con la condición de que eso no afecte a los delitos por corrupción, uno de los temores que muchos juristas apuntaban con esta reforma, y sea para beneficiar a los condenados y fugados del procés independentista.

La forma de reformar el delito de malversación en el Código Penal sería a través de una enmienda de ERC que se presentará en los próximos días, y el Gobierno ya tiene preparado este escenario, tal y como también aseguraba entre bambalinas el ministro de Presidencia, Félix Bolaños.

 

La reforma por tanto respondería al interés de ERC de que fuera una revisión “quirúrgica” para sólo beneficiar a los políticos independentistas catalanes y no al resto de políticos condenados por corrupción como por ejemplo el socialista José Antonio Griñán, algo que por cierto tiene difícil encaje legal, pero Moncloa ya está estudiando como darle forma.

Para Pedro Sánchez, esta reforma a la carta de la malversación para ERC es necesaria para cerrar las heridas con los independentistas y para cumplir con su relato de “desjudicializar” Cataluña y normalizar las relaciones con ERC, un socio prioritario. Sin embargo, en muchos barones del PSOE este debate genera mucho nerviosismo y consideran que puede pasarles factura en las próximas elecciones autonómicas de mayo por ser una cesión más al independentismo difícil de explicar.