| 18 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Isabel Díaz Ayuso.
Isabel Díaz Ayuso.

Ayuso vuelve a marcar el camino con el más ambicioso plan para las familias

La presidenta madrileña es bien consciente de que su mejor labor es pasar la mayor parte de su tiempo explorando sobre todo dónde están las preocupaciones reales de sus vecinos.

| Antonio Martín Beaumont España

Isabel Díaz Ayuso sabe bien para lo que está. Sí, me dirán que esto es una verdad de Perogrullo. Sin embargo, añadiré que no es tan corriente en el espacio público.

Demasiadas personas se afilian a los partidos, incluso desde niños, atraídos por el magnetismo del poder y, por qué no decirlo, porque es una buena manera de hacer carrera en una actividad exigente, pero en la cual se van escalando posiciones casi como si desarrollases roles distintos en una pandilla de amigos.

Sin embargo, miren por dónde, Ayuso huyó hace tiempo de ese juego de telerrealidad -casi de adolescentes- que suele ser la dinámica interna del partidismo. Ojo, no voy a decir aquí que no tenga filias y fobias con sus compañeros de siglas. Claro que las tiene. Eso es la vida misma.

 

Pero ella es bien consciente de que su mejor labor es pasar la mayor parte de su tiempo explorando sobre todo dónde están las preocupaciones reales de sus vecinos. Además, tiene olfato para identificarlas. También le ayuda su cercanía con la gente trabajadora; y querer siempre poder mirar a los ojos sin sonrojarse a personas de carne y hueso, esas que no pisan moqueta ni tienen coches oficiales. 

La presidenta madrileña ha puesto ahora el ojo en las familias: por desgracia, demasiado postergadas en España, tanto cuando ha gobernado la izquierda como, por increíble que suene, cuando ha gobernado la derecha.

De ahí que sus propuestas casi siempre den en la diana. Si Ayuso dice "por aquí vamos", millones de españoles irán detrás bien confiados. Porque, de todos los líderes españoles, es quien más veces acierta con sus decisiones. Y en los momentos más confusos. En esas horas en las que la política es el camarote de los hermanos Marx. Incluso, cuando poderes enormes la han enfilado para hundirla, ha agrandado su figura. Esto es innegable.

La presidenta madrileña ha puesto ahora el ojo en las familias: por desgracia, demasiado postergadas en España, tanto cuando ha gobernado la izquierda como, por increíble que suene, cuando ha gobernado la derecha. Este mismo mes va a aprobar un plan de impulso a la natalidad, la familia y la conciliación que se sumará a los 500 euros mensuales por bebé que ya reciben las madres menores de 30 años de la Comunidad de Madrid. Excelente noticia.

 

Imagen del tatuaje que luce Ayuso de la rosa de Depeche Mode, su grupo musical favorito de su adolescencia.

 

Ayuso, para favorecer la tan cacareada pero irreal conciliación familiar, va a lanzar 80 medidas dotadas con 4.500 millones de euros entre deducciones, ayudas económicas directas (15.000 euros para las madres menores de 30 años) o apoyo a la reproducción asistida. Busca ayudar “a padres y madres en el reto de tener hijos, tener más y poder compaginarlo con sus proyectos laborales”.

Son hechos. Cumple sus promesas de alimentar el bienestar de los madrileños. Fomentar la natalidad es vital para nuestro país. Y la identificación de la opinión pública con estas medidas va a ser enorme. Seguro. Supongo que la izquierda de Madrid, tan preocupada con sambenitos intrascendentes, va a quedarse bien descolocada un largo tiempo.

Isabel Díaz Ayuso es, otra vez, punta de lanza tocando la fibra más sensible de la gente corriente. De esa que vibra con ella porque la ve más ocupada por los ciudadanos que por su interés político. Es auténtica, pese a quien pese.