| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra portavoz durante la comparecencia de este martes.
La ministra portavoz durante la comparecencia de este martes.

El Gobierno decreta silencio sobre el caso Isofotón con tres ministros señalados

Las pesquisas de la juez de Sevilla que instruye la causa han pillado a los socialistas en plenos "festejos" por el inicio del juicio de la caja B del PP y no quieren hablar de otra cosa.

| L. Moro España

 

Cada vez que el PSOE andaluz intenta levantar cabeza vuelven a salir los esqueletos que tiene en el armario. Y esta vez el caso Isofotón ha impactado de lleno en el mismísimo Gobierno de España, mientras los socialistas tratan de desviar la atención a Luis Bárcenas

La juez de Sevilla que investiga la caída del gigante malagueño de las placas solares ha metido de lleno en la instrucción a dos ministros del Gobierno: María Jesús Montero y Luis Planas

Ambos eran consejeros de la Junta de Andalucía y miembros de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos que el 3 de julio de 2012 autorizó un préstamo de 8,39 millones de euros a la compañía aun cuando ya sabían que Isofotón se iba a pique. Es decir, que las posibilidades de recuperar el dinero de los andaluces eran entre cero y ninguna. 

La Fiscalía Anticorrupción solicitó a principios de febrero a la juez que se hiciera con el acta de aquella reunión para conocer qué consejeros del Gobierno de José Antonio Griñán estaban presentes y ahora la magistrada ha formalizado la petición. 

A mayores, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, era en aquel entonces directora general de Desarrollo Estratégico y Nuevos Mercados Internacionales de Isofotón y como tal dirigió el proyecto financiado por la Junta. 

 

En realidad, el caso es más grande que eso. De momento hay 37 exaltos cargos de la Junta de Andalucía imputados para averiguar si se cometieron presuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental. Entre 2005 y 2012 la compañía recibió casi 80,5 millones de euros de los gobiernos autonómicos socialistas, y la UDEF sospecha que pudieron no seguirse "los cauces correctos".

Y todo ello le ha pillado al PSOE en plenos festejos por el inicio del juicio de la presunta caja B del PP en la Audiencia Nacional. Un hueso demasiado apetitoso en términos como para dejarlo escapar. En palabras del secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, el PP de Pablo Casado es "el mismo PP" que el de Mariano Rajoy y el de José María Aznar.

La noticia le coincidió a la ministra portavoz y de Hacienda con su comparecencia semanal tras el Consejo de Ministros, pero Montero se las ingenió para no decir una sola palabra al respecto; mientras sus compañeros de partido piden una y mil explicaciones al líder de los populares por los hechos de los que se lleva hablando desde 2009. Desde hace 11 años. 

 

 

El tupido velo se ha extendido a todo el PSOE, mientras desde la Junta de Andalucía piden al PSOE andaluz "explicaciones", según su consejero de Presidencia, el popular Elías Bendodo.  

Pero los socialistas están más interesados en Bárcenas. Este martes han anunciado que el extesorero del PP será de los primeros en ser llamados a declarar en la comisión de investigación sobre la operación Kitchen (la presunta trama de espionaje a Bárcenas orquestada por el PP desde el Ministerio de Interior) y que se reservan la posibilidad de hacer declarar a Casado también.