| 15 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Gobierno, ahora el ministro de Justicia, vuelve a poner en pie de guerra a las víctimas del terrorismo.
El Gobierno, ahora el ministro de Justicia, vuelve a poner en pie de guerra a las víctimas del terrorismo.

Las víctimas se rebelan contra la 'reforma Hasel' del Gobierno: "Una afrenta"

El Gobierno vuelve a llevar la indignación a los familiares de los asesinados por ETA. Tras el acercamiento de los presos, el blanqueo en marcha de los insultos y las injurias a las víctimas

| M.B España

A falta de que hablen los juristas, han hablado los principales afectados por los últimos planes del Gobierno. La reforma del Código Penal para eliminar los delitos de injurias y calumnias -tras la condena a prisión del rapero Pablo Hasel- ha provocado la enésima desavenencia entre PSOE y Podemos. Pero, además, ha puesto en guardia a los colectivos de víctimas del terrorismo, desconcertados.

Por que la pasada semana el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, prometió un endurecimiento de la legislación para combatir los llamados ongi etorris (bienvenidas) a los presos terroristas. Y por que ahora el titular de Justicia, Juan Carlos Campo, solemniza lo contrario.

Todas las asociaciones de víctimas del terrorismo han pedido que se acabe con la "impunidad" en los actos de homenaje a ETA, calificando de "afrenta" la propuesta de Moncloa de despenalizar el delito de enaltecimiento dentro de una reforma para acabar con la privación de libertad en los conocidos como delitos de expresión.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo considera que hay que actuar contra la "impunidad" por la falta de respuesta desde los tribunales y reconocen que, con la redacción actual del artículo 578 del Código Penal, existe jurisprudencia que "pone difícil" perseguir el delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas.

Ahora están a la espera de que el Ministerio del Interior concrete cuál es su proyecto en este sentido, después de que el pasado 2 de febrero Marlaska asegurara en el Senado que está ultimando un cambio en esta ley 29/2011 para incorporar un "nuevo régimen sancionador" que permita acabar con los actos de homenaje que se brindan a presos de ETA, algo que definió como "incompatible con la dignidad de las víctimas".

Por su parte, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) también rechaza la posible despenalización, centrando sus críticas en la proposición respaldada por Unidas Podemos al entender que "ignora deliberadamente el culto a ETA y a sus terroristas" en el País Vasco y Navarra.

COVITE alerta de que los partidos se centren exclusivamente en criticar las condenas a raíz de expresiones de apoyo al terrorismo en redes sociales o manifestadas por cantantes u otros artistas, como es el caso del propio Pablo Hasel.

En su opinión, la supresión del artículo 578 del Código Penal dejaría "todavía más desprotegidas a las víctimas del terrorismo ante esta dolorosa realidad que sólo revictimiza a las víctimas y que no contribuye en absoluto a construir una convivencia en paz y libertad tras el cese del terrorismo etarra".

 

Otros colectivos como Dignidad y Justicia tambié recuerdan que llevan más de 20 años con proyectos relacionados con el artículo 578 del Código Penal, que ven plenamente constitucional frente a un "ejercicio ilegítimo de la libertad de expresión que pone en peligro el orden público y la paz social".

"¿Cómo se puede ser tan hipócrita y se puede estar solicitando la derogación del enaltecimiento del terrorismo y a la vez querer implantar y penalizar el enaltecimiento del franquismo con nuevas leyes que persiguen esta ideología?", se pregunta su presidente, Daniel Portero, en un artículo en el diario La Razón.