| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Belarra cumple este martes 100 días como jefa de Podemos.
Belarra cumple este martes 100 días como jefa de Podemos.

Belarra se apaga en Podemos en 100 días atrapada entre Yolanda Díaz e Iglesias

La líder del partido morado asumió la secretaría general el 13 de junio. Cien días después su gestión ha quedado eclipsada por la candidata y por el exjefe convertido en jarrón chino.

| Javier Ruiz de Vergara España

Que el liderazgo de Ione Belarra al frente de Podemos no carbura lo demuestra el último barómetro del CIS, el de septiembre, difundido esta última semana. En el apartado que pregunta por los líderes políticos nacionales ella ni siquiera aparece en una lista de 8 nombres. En ella sí figura, por supuesto, Yolanda Díaz. Pero también Alberto Garzón e Íñigo Errejón.

Belarra asumió el 13 de junio la Secretaría General de Podemos tras la espantada de Pablo Iglesias. Así que este martes cumple cien días como líder morada. Lo hace eclipsada por una Yolanda Díaz que ha sabido encontrar su hueco en el Gobierno de Pedro Sánchez y un Pablo Iglesias hiperactivo, en su nueva condición de tertuliano multimedia que amaga con convertirse en el nuevo jarrón chino de la política española.

 

También el CIS ha demostrado por otra vía que Belarra no ha llegado a calar entre los españoles más de tres meses después de su ascenso a la cima. Cuando Iglesias se despidió del cargo en mayo -tras su debacle en las elecciones madrileñas- le conocía el 98% de los ciudadanos.

A Belarra en cambio, segun el último sondeo que preguntó por ella, en julio apenas tenía constancia de su liderazgo el 42% de los encuestados por el oragnismo de José Félix Tezanos.

 

El liderato de Belarra en Podemos ha quedado eclipsado entre el "tertuliano" y la "vicepresidenta".

 

Belarra busca su sitio ante una Yolanda Díaz que ha marcado territorio público e interno. Institucionalmente, logros como la subida del SMI o la ampliación de los ERTE la han hecho convertirse en una de las ministras más populares de Pedro Sánchez. A lo que se añade una cuidada campaña de renovación de su imagen personal y una agenda pública con marcado perfil institucional.

Desde el punto de vista interno, la vicepresidenta segunda ha comenzado a sondear apoyos ydibujar su propio proyecto para las generales de 2023 anunciando ya posibles alianzas transversales con los Comunes de Ada Colau y el Compromís de Mónica Oltra.

 

Mientras, Belarra no está logrando sacar partido a su papel de jefa de Podemos para imponer su agenda en el Consejo de Ministros. Como con Iglesias, bloqueada sigue su principal apuesta: la Ley de Vivienda y la regulación del precio de alquiler. Y ni siquiera en la agenda contra la Monarquía, esta la ministra de Derechos Sociales logrando los minutos de telediario que si lograba antaño Iglesias.

Eclipsada por una vicepresidenta que ha logrado vender una imagen de apertura a la izquierda del PSOE y un Pablo Iglesias cada vez más presente en los medios ha transitado Belarra estos primeros cien días al frente de Unidas Podemos. Con una sensación entre los suyos cada día más preocupante: que como revela el último barómetro del CIS, la líder morada es cada día que pasa un poco más irrelevante.