| 21 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Yolanda Díaz y Pedro Sánchez
Yolanda Díaz y Pedro Sánchez

Cara a cara de Sánchez y Yolanda Díaz por la reforma laboral y otras rencillas

Desde Unidas Podemos están cansados de que Pedro Sánchez se 'cuelgue todas las medallas', las propias y ajenas. Yolanda Díaz se reunirá con él para abordar la guerra entre ambos partidos.

| Esther Jaén España

Esther_Jaen

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, se prepara para su primer gran asalto con la que será candidata de la izquierda a la izquierda del PSOE y es en la actualidad su ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Esta semana habrá reunión entre ambos para poner fin a la gran bronca que se ha desatado en el seno del gobierno y, más concretamente, entre los dos partidos que sostienen al Ejecutivo.

Sobre la mesa de Sánchez están las tesis de Nadia Calviño mientras que Yolanda Díaz ha esbozado la antítesis. El problema es que no se vislumbra la síntesis ni la solución buena para todos. Y el peligro, una vez más, es esa querencia del presidente del gobierno por arrastrar las negociaciones enfangadas hasta el último suspiro, cuando la UE apremia para que le pongan negro sobre blanco las reformas exigidas a España y los socios están en plena negociación de los Presupuestos Generales del Estado con otros socios potenciales que van en la misma cordada que UP.

 

Tanto PSOE como UP buscan logros que vender a su electorado, solo que ambos se dirigen a públicos distintos, limítrofes en sus intereses, quizás, pero con rumbos propios. Además, desde la formación morada denuncian que últimamente, desde la marcha de Pablo Iglesias, es el propio Sánchez quien se ha dedicado a apuntarse todos los tantos y colgarse medallas, ya sean propias o ajenas. No le perdonan en el entorno de la ministra Yolanda Díaz el hecho de que fuese el propio Sánchez quien se apresurase a anunciar la "inminente subida del Salario Mínimo Interprofesional" ni que lo hiciese lejos de ella y sin aviso previo, cuando Díaz se disponía a presidir una reunión con los agentes sociales para tratar el asunto. Sienten sus socios que el presidente tiene derecho a hacer electoralismo, pero sin pisar ni empujar a sus compañeros de viaje.

Sensación parecida les dejó la aprobación del Proyecto de Ley de Vivienda, que requirió de un año de negociaciones y la modificación de la normativa de los alquileres. Se llevó la negociación hasta el último segundo y obligó a su vez a retrasar hasta un Consejo de Ministros extraordinario, la aprobación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022.

Lo que más dolió en la formación morada: a anunciar algo que no se había negociado con ellos

Pero cuando en UP cantaban victoria por su logro, el presidente Sánchez se fue a un plató de televisión a subrayar que era una ley de cumplimiento voluntario por parte de las CC.AA y, lo que más dolió en la formación morada: a anunciar algo que no se había negociado con ellos, se había llevado con sigilo y que sí tiene un notable tufillo electoralista para los sectores jóvenes, el cheque de 250€ para ayudas en los alquileres, que parece pensado para aquellos jóvenes que entienden tanto PSOE como UP que transitan por sus caladeros electorales.

Sánchez está empeñado en remontar en los dos años que planea seguir en el gobierno y UP y su cabeza visible en el Ejecutivo y futuro cartel electoral, Yolanda Díaz, se tendrá que disputar mucho de ese espacio electoral con su socio y jefe de filas. Y en eso están.

Unidas Podemos no acepta a Nadia Calviño

Con respecto a la bronca que hoy les preocupa y ocupa, cuentan en UP que no piensan aceptar una derogación de la actual reforma laboral que se quede en agua de borrajas y que no admiten la tutela de la vicepresidenta del gobierno y titular de Economía, Nadia Calviño, porque "si es ella quien lleva la voz cantante -asegura una fuente de la formación morada- no será lo que los trabajadores de este país necesitan".

Añaden que les consta que Calviño ha comprometido con el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, abordar la dualidad del mercado laboral, atajar el elevado paro juvenil y plantear una serie modificación de las políticas activas del mercado laboral, puesto que, a criterio de la UE, no están funcionando correctamente y consagrar una de las medidas contenidas en la reforma laboral vigente, que ya se ha convertido en caballo de batalla entre ambas vicepresidentas: la prevalencia de los convenios de la empresa sobre los sectoriales. Y ahí – aseguran entre los morados- pinchan en hueso.

Desde el PSOE advierten que Calviño tiene que seguir liderando las negociaciones con la Comisión Europea y que es ella, por ende, quien debe pilotar la reforma laboral, porque es uno de las exigencias de la Comisión. Y si no hay reformas, no habrá fondos. Son 140.000 millones de euros y de razones las que esgrimen desde el PSOE, pero la formación morada está instalada en pacta sunt servanda.

No se vislumbra el acuerdo, pero seguro que Sánchez no defrauda, al filo del último segundo.