20 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Casado y Díaz Ayuso en el Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Casado y Díaz Ayuso en el Comité Ejecutivo Nacional del PP.

El PP se lanza a por los 1,6 millones de votos de Cs subido en la ola de Ayuso

Los populares amplifican por toda España el mensaje del cambio de ciclo en la política nacional. El partido espera con impaciencia las primeras encuestas para conocer el alcance del 4-M.

| Ana Martín España

Después de muchos sinsabores y pocas alegrías durante los últimos años, ahora sí que sí. Los populares están convencidos de haber iniciado en Madrid una remontada que llevará a Pablo Casado a La Moncloa en las próximas elecciones generales. Se abre, repiten, un "cambio de ciclo".

El Comité Ejecutivo Nacional del partido se reunió este miércoles en un ambiente del todo opuesto al que se vivió tras los comicios catalanes de febrero, cuando el presidente del PP anunció que se mudarían de Génova 13 para huir del fantasma de Luis Bárcenas (aún no hay nada concreto pero las operaciones del secretario general en ese sentido siguen).

La victoria de Isabel Díaz Ayuso ha contagiado a todo el partido de un gran optimismo. Ella sola ha captado 900.361 votos más. El PP cree estar en condiciones de recuperar los 1.650.000 votos que obtuvo Ciudadanos en las generales de noviembre de 2019 y, a partir de ahí, dar también un buen bocado a los 3.650.000 de Vox

De hecho en el cuartel general de los populares esperan como agua de mayo las primeras encuestas en clave nacional que recojan el efecto del 4-M, y que contribuirán a asentar esa idea. 

Inés Arrimadas durante la reunión que este miércoles celebró Cs.

 

"Sin nuestra estrategia de España Suma, de los pactos de gobiernos de la libertad, o del rechazo al extremismo no habríamos llegado hasta aquí", resumió el líder de los populares en alusión a sus acuerdos con Cs pero también a la moción de censura en la que Casado rompió amarras con Santiago Abascal

La holgadísima mayoría de Díaz Ayuso, quedándose a solo cuatro escaños de la mayoría absoluta, le permitirá gobernar en solitario, sin el concurso de Vox. Así que la izquierda no podrá, ni siquiera, agitar el espantajo de la "ultraderecha" contra Casado.

"Nos merecíamos esta noche de felicidad. Estamos en un cambio de ciclo. Sánchez ha perdido y el ambiente de cambio se respira en Andalucía y otros rincones de España", señaló el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, en su intervención. "Los votantes de Cs han votado al PP y eso nos permite ampliar nuestro espectro político", se felicitó el gallego Alberto Núñez Feijóo.

"Esto pinta bien. El proyecto de Casado está cristalizando con la reunificación del voto", añadió el presidente murciano, Fernando López Miras. "Hay que mantener el rumbo. Los resultados confirman nuestra estrategia", abundó el secretario general, Teodoro García Egea.

Ahora se trata de "convertir la ola en marea", como señaló Casado. Y para ello empezar por llevar el mensaje del cambio de ciclo hasta el último rincón de España.

España, palmo a palmo

La dirección nacional ha encargado a sus diputados y senadores que desde este jueves se desplacen a sus respectivas circunscripciones y hagan convocatorias de prensa para amplificar la victoria de Díaz Ayuso e insistir en que el fin de Pedro Sánchez está más cerca. También las estructuras regionales servirán como altavoz.

En su discurso de este miércoles, el líder de la oposición incluso enseñó la "puerta ancha" del PP a socialdemócratas defraudados con Sánchez y regionalistas. Además de a liberales, conservadores y humanistas cristianos, enumeró.

En medio de los días de vino y rosas, el partido continúa con la renovación interna que emprendió hace unos meses. Este sábado se celebra el Congreso provincial del PP de Castellón con la presencia de García Egea y el domingo el del PP de Guipúzcoa.

El objetivo es que la puesta a punto de la estructura territorial acabe antes del verano y, en paralelo, iniciar cuanto antes los trabajos de la Convención nacional que los populares celebrarán en otoño.