| 15 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Casado, flanqueado por Mañueco, Ayuso, Feijoó y Moreno.
Pablo Casado, flanqueado por Mañueco, Ayuso, Feijoó y Moreno.

Los barones del PP allanan a Casado el camino del 13-F con su marcaje a Sánchez

La gestión y alternativa de Ayuso, Feijoó, Moreno y Mañueco proporcionan al líder del PP un bagaje impagable para la campaña electoral de Castilla y León que arranca este jueves.

| Javier Ruiz de Vergara España

A lomos de las encuestas (salvo el siempre insondable  CIS de José Félix Tezanos), Pablo Casado lleva varios meses tratando de que cale entre los españoles la idea de que "otra España es posible", desde la premisa fundamental de que "otra forma de hacer política es posible". Y con este hilo argumental llega el PP a la cita electoral en Castilla y León, a 24 horas del arranque oficial de la campaña del 13-F.

Casado y su equipo de Génova 13 llegan a la cita, eso sí, con gran parte del camino allanado. Gracias al férreo y exitoso marcaje al que sus barones están sometiendo a Pedro Sánchez. Anda estos días el presidente desbordado, a merced de los acontecimientos y recogiendo los efectos del viejo dicho de que quien siembra vientos recoge tempestades.

 

Las ataduras de sus socios han colocado al PSOE al borde del abismo. Ya sea dentro -con la agonía por la reforma laboral, el caos de los fondos postcovid y los chantajes de sus socios, o la valiente labor de los jueces-; o fuera, con el ridículo del presidente en la crisis de Ucrania, ninguneado por todos los actores principales.

 

Pablo Casado frente a Pedro Sánchez, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso.


Y mientras la coalición Frankenstein navega a la deriva y su agenda ideólogica paralela (memoria histórica, feminismo exacerbado y leyes fake , como la vivienda o el sí es sí), los presidentes autonómicos del PP están dando un ejemplo de real politik y de talante, como han demostrado en estos últimos días Isabel Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijoo, Juanma Moreno o el candidato que se examina el 13-F, Alfonso Fernández Mañueco.

Cuando Casado se vuelque a partir del viernes en la campaña de Mañueco no irá de vacío. Bajo el brazo lleva el bagaje acumulado por Ayuso, Feijoó, Moreno o Almeida. La presidenta madrileña lo acaba de escenificar con una ambicioso e histórico plan de familia y con el blindaje legal de la alternativa fiscal a la izquierda, con una amplia bajada de impuestos para las clases medias.

 

Moreno, blindando a los autónomos y denunciando en Bruselas los retrasos y la arbitrariedad en el reparto de los fondos europeos. Y Feijóo, el más veterano de los presidentes autonómicos populares, demostrando día a día que es posible gobernar Galicia desde la moderación y seduciendo también a los gallegos que no le han votado.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha demostrado también que se puede gestionar un trasatlántico como la ciudad de Madrid sin estridencias, y desde el consenso a izquierda y derecha del mapa político.

Y otros barones en la oposición, como Alejandro Fernández y Carlos Iturgáiz, sostienen la bandera de aquel PP heroico obligado a hacer política desde la trinchera. Fernández e Iturgaiz recuerdan cada día a Sánchez la verdadera cara de sus socios catalanes y vascos. Todo este es el camino que Casado tiene allanado para saltar este viernes al ruedo electoral del 13-F.