| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra de Igualdad, Irene Montero
La ministra de Igualdad, Irene Montero

Las violaciones se disparan pese al enorme derroche de Irene Montero en Igualdad

Los delitos de índole sexual han crecido de forma alarmante en los últimos meses, pese a que desde Interior se intenta esconder asegurando que la cifra global de criminalidad desciende.

| Andrea Jiménez España

Los delitos de tipo sexual no dejan de crecer y una prueba de ello es que cada día forman parte de las terribles crónicas de sucesos. La brutal violación de una menor en Igualada es solo el último episodio de un lacra que pese al ingente presupuesto que maneja Irene Montero no es capaz de atajar.

Así se pone de manifiesto en el Balance de Criminalidad elaborado por el Ministerio del Interior que recoge un aumento de alrededor del 30% en las violaciones -considerando éstas como agresiones sexuales con penetración-, pasando de 1.226 registradas de enero a septiembre de 2020 a las 1.601 del mismo periodo de 2021.

 Además, no solo se han disparado las violaciones, sino todos los delitos contra la libertad e indemnidad sexual  (un 27% más el epígrafe que los aglutina), que han pasado de 9.951 en 2020 a 12.638 en 2021. Una cifra muy superior a lo registrado en el balance en su conjunto que marca un aumento de +8,5% hasta el mes de septiembre en el global de la criminalidad.

Sin embargo, el Gobierno ha preferido compararlos con las cifras de 2019, mucho más redicidas, donde se puede ver también un incremento de delitos contra la libertad e indemnidad sexual (+9,2%, con un +14% en agresiones sexuales con penetración), pero en lugar de cuestionar la terrible cifra ha preferido relacionarlo con las "activas políticas de concienciación social que han provocado una mayor disposición de las víctimas a denunciar estos delitos y a poner sus casos en manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, reduciendo de esta forma los niveles de infradenuncia que pueden existir en estos tipos penales".

grafico_criminalidad

Además, el Ministerio del Interior ha apostado por 'camuflar' estos datos en medio de una maraña de cifras en la que se intenta sacar un saldo positivo. Según el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, ese aumento del 8,5% de la tasa de criminalidad global es la tasa más baja de la serie histórica exceptuando 2020, un año marcado por los bajos índices de delitos debido al confinamiento durante meses por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, resulta llamativo este aumento de los casos y también la brutalidad de los mismos, en un momento en el que el presupuesto del Ministerio de Igualdad no deja de crecer. Y así lo corrobora la cuantía reservada en el proyecto de Presupuestos Generales para el año que viene, que es cerca de 25 veces la destinada hace apenas dos décadas a la misma materia.

Según las cuentas preparadas por el Ejecutivo para 2022, el Ministerio de Igualdad superará en 2022 la barrera de los 525 millones de euros, al aumentar en un 14% con respecto a los del año anterior

Así, según las cuentas preparadas por el Ejecutivo, el Ministerio de Igualdad superará en 2022 la barrera de los 525 millones de euros, al aumentar en un 14% con respecto a los del año anterior. Es la cuantía más abultada que ha recibido hasta ahora, muy distinta a los 23 millones con los que contaba hace dos décadas, en 2002.

De hecho, desde que llegó el Gobierno de coalición PSOE-UnidasPodemos y se crea de nuevo un Ministerio de Igualdad su presupuesto no ha parado de engordar ya que en 2021 llega a recibir 459 millones de euros en partidas de los presupuestos, una cifra que, ahora, se vuelve a elevar hasta 525 millones para el próximo año.

Sin embargo, pese a las cifras de récord del Ministerio, estas no sirven para acabar con los delitos sexuales que tanto asegura que persigue Montero, incluso con una proyecto para endurencer la legislación, como es el caso de la llamada 'ley del solo sí es sí' que sigue con su tramitación parlamentaria.