| 17 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Consumo, Alberto Garzón
El ministro de Consumo, Alberto Garzón

La tremenda carta de los especialistas en ganadería que humilla a Garzón

El Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Centro ha publicado una extensa carta abierta en la que desmontan las teorías del ministro sobre la mala calidad de la carne.

| Andrea Jiménez España

Los expertos en ganadería han dictado sentencia contra Alberto Garzón. Su discurso en el periódico británico The Guardian en el que denostaba la calidad de la carne producida en la agricultura intensiva han sido desmontadas por el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Centro que ha publicado una extensa carta abierta en la que afirma que "sus últimas, y denostadas, afirmaciones son el resultado del mal asesoramiento o la ignorancia de sus colaboradores". 

De hecho, recuerda que el sector "está regulado por un abanico de normas básicas para la ordenación zootécnica y sanitaria de las explotaciones intensivas" que, según detalla "permiten un eficaz y correcto desarrollo de la actividad ganadera, conforme a las estrictas normas de la Unión Europea en materia de higiene, sanidad animal, identificación y registro, bienestar de los animales, medio ambiente y cambio climático", lo que permite reducir al mínimo su huella ecológica y además, aumenta la productividad de la granja.

Incluso apuntan al respecto que "somos el único país del mundo que puso unas distancias mínimas entre explotación urbana y núcleo urbano, como también entre explotación y explotación", una normativa que se impuso en el año 2000.

Además, desmontando el mantra de que es mucho más contaminante y consume muchos más recursos naturales, detalla que frente al 70% del agua dulce que necesita la agricultura, "alrededor del 30% del agua utilizada en la agricultura global se dirige a la producción animal", aunque sí que reconocen que "la producción animal intensiva parece ir de la mano con un incremento" del consumo.

Sin embargo, aclaran que "la inmensa mayoría de las granjas consumen agua de sondeos propios, que cuentan con el visto bueno de las administraciones competentes en materia de aguas, lo que demuestra la sostenibilidad de estas explotaciones".

Altas exigencias sanitarias

Por otro lado, recalcan que "uno de los asuntos más conflictivos como es el manejo de los estiércoles como fertilizante", aunque, de nuevo insisten en que " hay una normativa europea, estatal y autonómica que regula la aplicación del estiércol", que además, reemplaza al abono químico tradicional y lo que no deja lugar a dudas es que "un abono orgánico es mejor que un abono químico".

Por todo ello, sentencian que "lo que ha abierto las puertas del mundo a la carne española son sus altas exigencias sanitarias. El esfuerzo que las empresas deben hacer por pertenecer al modelo productor europeo, en cuanto a control animal, medio ambiente y seguridad alimentaria, aunque lleva un alto coste, también les abre puertas fuera de la UE".

La cadena ganadero-cárnica aporta más de 42.200 millones de euros a la economía española (en torno a un 3,8 % del VAB nacional) y se estima que de forma directa, indirecta o inducida, genera más de dos millones de empleos

De hecho, aporta una serie de datos que así lo corroboran pues, según datos del Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés), el país exportó carne por valor de 8.541 millones de euros en 2020, lo que le convierte en el quinto que más productos de este tipo vendió fuera de sus fronteras en todo el mundo, a lo que hay que añadir que la carne fue el noveno producto español que más dinero movió en exportaciones y supuso en torno al 3% del valor de las ventas en el extranjero del país en 2020. 

Además, añade que el sector agroalimentario se convirtió en el salvavidas de las exportaciones españolas en 2020 y "aumentó en más de un 5 % sus ventas al extranjero, hasta superar los 55.000 millones de euros. En 2020, último año con cifras, las ventas exteriores de carne alcanzaron los 8.680 millones de euros, prácticamente un 15 % más que el año anterior, y con un volumen total de 3,07 millones de toneladas de carnes y despojos (un 21,5 % más que en 2019) y 200.000 toneladas productos elaborados (un 2,6 % superior al ejercicio anterior)".

En suma, recuerda que "la cadena ganadero-cárnica aporta más de 42.200 millones de euros a la economía española (en torno a un 3,8 % del VAB nacional) y se estima que de forma directa, indirecta o inducida, genera más de dos millones de empleos y equilibra la balanza comercial española, con unos casi 9.000 millones de euros en exportaciones".

La responsabilidad del Gobierno

Así, explica que el Colegio está a favor de los dos modelos y apoyan tanto la ganadería intensiva o ganadería industrial, como la extensiva, aunque esta última, "desgraciadamente, está en peligro, es difícil encontrar ganaderos que cuiden los rebaños y apenas genera empleos".

 

 

Aún así, sí que quieren dejar claro, que hay una parte de cierto en las palabras de Garzón, ya que es probable que, "de las aproximadamente 7.100 granjas de gran tamaño", no todas estén cumpliendo con sus obligaciones normativas.

Pero eso también es responsabilidad del Gobierno y de las administraciones públicas pues deben ser garantes "de que se cumpla con la legislación vigente y el sector cárnico de este país y los profesionales que trabajamos en él se lo vamos a agradecer. Porque la mala praxis de estos empresarios felones desbarata el buen hacer de la mayoría de los profesionales de esta actividad económica", sentencian.