| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y la secretaria general de Podemos, Ione Belarra.
El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y la secretaria general de Podemos, Ione Belarra.

La izquierda implosiona y deja a Unidas Podemos al borde de la desaparición

La marca que se fraguó entre Iglesias y Garzón en 2016 es ya un reducto del pasado pues la pelea interna entre IU y Podemos augura su desaparición.

| A. J. España

Unidas Podemos está al borde de la desaparición. Aquel acuerdo fraguado entre Alberto Garzón y Pablo Iglesias y bautizado como 'Pacto de los Botellines' ha saltado por los aires y las direcciones de IU y Podemos ya barajan prescindir de la marca que les ha acompañado desde entonces de cara a las próximas elecciones autonómicas.

La tensión entre ambos partidos es notable y su distancia se evidenció a la hora de conformar una candidatura en Andalucía. La irrupción de Yolanda Díaz como líder del espacio a la izquierda del PSOE ha hecho ganar peso a IU en detrimento de los morados, que han visto como la popularidad de sus lideresas, Ione Belarra e Irene Montero, ha ido en picado, por lo que fue la vicepresidenta la que ganó la batalla e impuso sus candidatos. 

Después, la conformación del grupo parlamentario ha sido todo un esperpento pues la portavoz de Por Andalucía, Inmaculada Nieto (IU), consiguió reforzar el control, sustituyendo a la representante de Podemos de la Mesa del Parlamento por la líder de Más País.

Por ello, y a la vista de que la marca está más dañada que nunca, la desaparición está más cerca. Las dos principales fuerzas del espacio confederal ya mantuvieron un encuentro en junio para hablar sobre todo el próximo ciclo electoral para 2023 y del respaldo al 'proceso de escucha' de Sumar, iniciado por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

En dicho encuentro tras las elecciones andaluzas, las dos direcciones capitaneadas por Ione Belarra y Alberto Garzón constataron su voluntad de presentar candidaturas conjuntas a estas elecciones, siempre vinculadas a las decisiones de los territorios pero sin concretarse en ningún momento qué tipo de denominación iban a tener.

Una 'pelea' por imponer nombres y aumentar su visibilidad

 No obstante, el convencimiento instalado en la cúpula de Podemos e IU  es que las candidaturas conjuntas que sellen no tendrían que denominarse Unidas Podemos y se deja abierta la posibilidad de concretar otras fórmulas. 

Las opciones más plausibles, apuntan, es apostar por visibilizar de forma clara la presencia de Podemos e IU y, entre ellas, se abren fórmulas tradicionales, reconocibles y que plasmen el espíritu de una coalición, como utilizar las siglas de los partidos que la componen. Aunque también está la vía de escoger designaciones que refieran nítidamente el territorio de la candidatura, como ocurrió en Andalucía.

Y es que, ante todo es una lucha por imponer nombres y condiciones. Desde Podemos aseguran que la desaparición de Unidas Podemos fue una propuesta de IU, porque quieren mantener su marca y potenciar a Díaz, excluyendo así a los morados, mientras que desde el otro lado aseguran que son los de Belarra los que quieren mantener su posición dominante.

Pero mientras el espacio político está en plena guerra, Pablo Iglesias, que insiste en que ya no forma parte de la política, enreda con sus declaraciones, acercando a Yolanda Díaz al PSOE. "Intentarán convencer a Sumar de que se presente en coalición con el PSOE", ha espetado Iglesias durante su editorial en el podcast que presenta y dirige, al tiempo que se ha revuelto ante la posibilidad de que esa coalición signifique la condena final a muerte para Podemos.