| 22 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey y Aragonés en la misma fotografía. Aunque sea lejos.
El Rey y Aragonés en la misma fotografía. Aunque sea lejos.

El Gobierno da por bueno el trato de Aragonés al Rey: "Se está amoldando"

El Ejecutivo de Sánchez vio el cielo abierto cuando el presidente de la Generalitat se dejó fotografiar este miércoles con Felipe VI en unas jornadas del Cercle, que avaló los indultos.

| L.M. España

El Gobierno da por bueno el trato dispensado por la Generalitat a Felipe VI en su primera visita a Cataluña después de conocerse que sí o sí habrá indultos a los cabecillas del procés encarcelados. Indultos que el propio Rey tendrá que firmar. 

Don Felipe acudió este miércoles a la cena inaugural de las jornadas del Cercle d’Economia después del sainete protagonizado horas antes por ERC y Junts per Catalunya, socios del Govern, para pasarse mutuamente la pelota real. Hasta que la pelota llegó a la consejera de Presidencia, Laura Vilagrá, la enviada a la velada.

 

Pere Aragonés estuvo en un encuentro con los empresarios previo e informal al que también se unió después Felipe VI. El presidente catalán no salió a recibir al jefe del Estado, como tampoco lo hizo la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Pero después sí hubo saludo y foto, aunque fuera rodeados de otras personalidades entre las que se encontraba el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.  

Ello no estaba en el guión, ni tampoco fue el apoyo explícito del Cercle a los indultos de Oriol Junqueras y el resto de condenados por sedición y malversación.

El presidente del Cercle, Javier Faus, aprovechó la presencia de Aragonés en la inauguración para emplazarle a aprovechar la "oportunidad histórica" de abrir una etapa de "concordia con España". Siempre "dentro del marco legal", añadió Faus

El Rey durante su intervención.

 

El Ejecutivo está convencido de que el independentismo, o al menos ERC, está dando pasos hacia la "normalidad", que "se está amoldando". Lo que más preocupa en La Moncloa es, no obstante, la presión que pueda ejercer Junts per Catalunya desde el otro lado de la cuerda. 

Pero no solo es Junts. Este miércoles, sin ir más lejos, el diputado de la CUP Carles Riera le espetó a Aragonés en el Parlament que no se puede defender la amnistía y la autodeterminación de Cataluña y a la vez "sentarse a la mesa con el Rey". "Se están equivocando de bando", añadió.

Aun así, desde el Gobierno trasladan en las últimas horas que el camino está trazado y que Esquerra no se va a desviar -eso creen-. De momento, la reunión entre Sánchez y Aragonés sigue sin fecha pero será en junio.

El presidente volvió a hablar este miércoles de "magnanimidad" y de un "futuro de convivencia y de concordia" en su comparecencia con la presidenta de la Comisión Europea. "La sociedad española tiene que reparar un dolor y un problema que sufrió hace cuatro años, un desgarro emocional", insistió.