22 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

El "efecto Ayuso" obliga a Sánchez a agitar al PSOE para sacarlo de su letargo

Se disparan las voces socialistas que alertan sobre la posición delicada en que podrían quedar sus siglas tras el 4-M en Madrid. Y Moncloa agita el tablero en Madrid, Galicia y Andalucía.

| Antonio Martín Beaumont España

El 4-M va camino de dejar tiritando el crédito de Pedro Sánchez. Muchas voces en el PSOE alertan sobre la posición delicada en que podrían quedar sus siglas tras las elecciones en Madrid. Intramuros de Ferraz se quita hierro restando importancia a esos comicios, recordando que la convocatoria es solo para dos años de legislatura.

"Lo importante es salir bien colocados para las elecciones municipales y autonómicas de 2023", sostienen los fontaneros socialistas. Suena a excusas de mal pagador de quienes ven llegar los vientos de Isabel Díaz Ayuso.

Por el mismo camino marcha La Moncloa, volcada, hasta ahora con escaso éxito, en difundir que Ángel Gabilondo no para de subir. A tanto llega el ansia por maquillar la realidad con propaganda, que hablan de un empate técnico entre los bloques.

Muchas voces en el PSOE alertan sobre la posición delicada en que podrían quedar sus siglas tras las elecciones en Madrid.

Algo que no cuadra con lo que dicen miembros de la Ejecutiva federal socialista en cuando se les rasca un poco, ni con el desasosiego con el que viven la consolidación de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Similar inquietud llega desde otro territorio igualmente clave. La figura de Juanma Moreno se agranda en Andalucía en idéntica proporción que pierde fuelle la idea socialista. El entorno de Sánchez está empeñado en "desanclar" a Susana Díaz, quien se resiste a dar voluntariamente el paso atrás.

 

Y ello a pesar de los intentos de Iván Redondo y de su adjunto, el sevillano Paco Salazar, por negociar una salida amistosa, con ascenso inclusive al Consejo de Ministros.

Mientras, los apoyos le llueven al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, favorito con la bendición del presidente, toda vez que la titular de Hacienda, María Jesús Montero, parece atrincherada y habría pedido a Sánchez apartar de ella ese cáliz.

 

 

Sánchez ha presumido este martes de "gobierno feminista" descolocado por el 'huracán Ayuso'.

 

Entre los mandatarios del PSOE toma cuerpo el temor a la sucesión de citas con las urnas: Madrid en mayo, y la de Andalucía, prevista para diciembre de 2022, como antesala de las municipales y autonómicas de 2023.

Se percibe un giro en los acontecimientos que puede pasar por encima del presidente del Gobierno y de sus barones, algunos con mando en plaza. Así de volátil se antoja hoy la política en España.

Las decisiones de Sánchez en los próximos meses prometen ser reveladoras de hacia dónde quiere llevar a su partido. Pero la concentración del voto de centro derecha ante la destrucción de Cs empujada por las fallidas maniobras autonómicas del tándem Sánchez-Arrimadas ha sido una devastadora patada al tablero político que no es fácil determinar adónde acabará.