| 22 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
¿Acabará Sánchez como Zapatero?
¿Acabará Sánchez como Zapatero?

A Sánchez se le pone cara de Zapatero y solo Robles ve la viga en el ojo propio

El PP, como ha dicho Feijóo, debe recoger en su casa a todo el centro y, además, el voto contra Sánchez. La gestión de este Gobierno es un desastre y cada día que pasa las cosas van a peor.

| Antonio Martín Beaumont España

 

 

Las encuestas son tozudas y siguen cayendo, una tras otra, para decir que el cambio de ciclo ha llegado para quedarse. En Génova 13, naturalmente, las celebran. En Ferraz, como es lógico, miran los datos con mucho recelo, máxime cuando afrontan unas primarias en su federación regional más importante, Andalucía, donde la “sultana” de Triana, Susana Díaz, puede dar el golpe de gracia a Pedro Sánchez el 13 de junio. En La Moncloa están desesperados.

 

Los populares ya son primera fuerza en todos los sondeos salvo en el manipulado CIS de José Félix Tezanos. ¿Dimitirá este “bienpagao” por higiene democrática?

Pablo Casado va por delante de Pedro Sánchez en las preferencias de los españoles. Indudable. Eso asegura la sondeocracia. La incorporación de Podemos al Gobierno, con Pablo Iglesias al frente, fue un punto de inflexión que ha marcado una deriva a la baja del socialismo, que no toca fondo.

En España, las grandes mayorías siempre han huido de los extremismos. Una lección que no entendió el PSOE por las ansias de Sánchez de llegar a La Moncloa, pero que tampoco Casado debería dejar de tener en cuenta.

El PP, como ha dicho Alberto Núñez Feijóo, debe recoger en su casa a todo el centro y, además, el voto contra Sánchez, un presidente al que se le está poniendo cara de ZP. La gestión de este Gobierno es un desastre y cada día que pasa las cosas van a peor.

Además, la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid ha sido el maná que necesitaba el Partido Popular, tras la punzante herida de la moción de censura a Mariano Rajoy, para devolver al centro derecha la fuerza y el orgullo por sus siglas tradicionales.

Que vuelva Anna Gabriel!

Y en Cataluña, ¿qué? ¿Sigue mandando Franco? Es un chiste, claro. Algunos lo verán incluso de mal gusto. Pero la realidad es la que es. Tozuda siempre.

En la tierra de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Gabriel Rufián todo sigue igual. Ahora han investido a un nuevo “president” que se llama Pere Aragonés y que ya era el presidente antes de las últimas elecciones tras cederle los trastos el inhabilitado Quim Torra.

Torra, a su vez, había sucedido a Puigdemont, que se fugó a Waterloo huyendo de la justicia por proclamar una independencia que ni siquiera tuvo efecto. Antes, el fugado presidente sustituyó al frente de la Generalitat a Artur Mas, igualmente inhabilitado por condena judicial. No se crean, no hablo de lustros, no, todo ha sido en los últimos cinco años. Da vértigo asomarse.

Anna Gabriel, huida en Suiza.

 

Pues bien, el nuevo pastor independentista, sentado en el máximo despacho oficial de Cataluña, nada más ser revestido del cargo ha dejado claro su nuevo proyecto: “¡Viva Cataluña libre!”. No hacen falta más palabras. El “procés” sigue en marcha.

El independentismo es el independentismo. Nada cambia. Eso sí, si tras las penúltimas elecciones la jefa de la oposición fue Inés Arrimadas, de Cs, esta vez desempeñará esa labor Salvador Illa, del PSC. La oposición sí que desgasta. Por cierto, ¡vaya papelón han asignado al anterior ministro de Sanidad!

 

Al final, como las cosas marchen por el camino que van, en Cataluña vamos a echar de menos la “moderación” de Anna Gabriel, aquella dirigente de la CUP que se marchó “exiliada” a la serena Suiza aunque sólo pesaba sobre ella el pago de una multa por desobediencia.

Robles, sin pelos en lengua

Margarita Robles se ha pronunciado con contundencia sobre lo ocurrido en Ceuta: “Con España no se juega. No vamos a aceptar el más mínimo chantaje”. En Rabat, lógicamente, las palabras de la ministra de Defensa no habrán gustado. Pero aquí, en España, que alguien que se sienta en el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez hable sin eufemismos le aporta una nota de distinción.

Sé que le hago un flaco favor, pero Robles sí sería una gran candidata para el socialismo madrileño dentro de dos años. Ahora bien, con la desorientación que reina en esa casa, seguramente se inclinarán por Hana Jalloul, ahora diputada autonómica en la Asamblea de Vallecas. Que es, curiosamente, la responsable del barullo que reina actualmente en política inmigratoria desde su anterior cargo como secretaria de Estado de Migraciones.