27 de Febrero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Contramuslos de pollo con hierbas y balsámico

Acompáñalos de arroz o pasta para convertirlos en una comida única y absolutamente deliciosa

La carne blanca del pollo es una de las más consumidas y populares del mundo. La versatilidad que ofrece en todas las gastronomías es infinita, ya que combina con una gran variedad de sabores, técnicas de cocción y recetas.

Gran fuente de proteínas, minerales, y un muy bajo contenido en grasas, te permite añadir algún ingrediente extra algo más calórico, para aportar una sabrosura extraordinaria y única.

Del pollo, se aprovechan todas las partes, y una de las más jugosas son los contramuslos, que corresponden a la parte superior de la pata por encima de la articulación. Con esta pieza, he preparado hoy este sustancioso plato que solo con mirarlo apetece devorarlo.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 25 minutos

 

Ingredientes para cuatro personas

4 contramuslos de pollo con piel y hueso

300 gramos de tomates cherry

1 cebolla roja

2 dientes de ajo rallado

1 cucharada de sal de ajo

queso rallado (oveja, cabra, cheddar…)

hojas frescas de salvia o en especia

hojas frescas de tomillo o en especia

orégano seco

perejil seco

crema de vinagre balsámico

aceite de oliva

sal

pimienta

Elaboración:

1.- Lava los tomates, córtalos a la mitad, lamina las cebollas y transfiere los dos ingredientes a una fuente de horno. Ralla los dientes de ajo sobre ellos, la sal de ajo, sal común, un poco de pimienta, tres cucharadas de aceite de oliva y un generoso cordón de crema de vinagre balsámico.

 

2.- Coloca los contramuslos de pollo sobre las verduras. Pincela la piel con aceite de oliva, espolvorea por encima el orégano, el perejil seco, pimienta y sal. Distribuye por toda la fuente las hojas de salvia y orégano, e introduce en el horno precalentado a 180º durante 25-30 minutos.

 

3.- Retira la fuente, deja caer un puñadito de queso rallado por encima de cada pieza de carne y regresa al horno con el grill encendido hasta que el queso funda y se dore por completo.

 

Convierte esta jugosa receta en un plato único acompañándolo de pasta o arroz.