05 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Coliflor al horno (y trucos para neutralizar su olor)

Estamos en plena temporada de la blanca, radiante y nutritiva coliflor

Esta súper verdura cuenta con toda una legión de amantes y también de detractores, a causa del desagradable olor que desprende al cocinarse.

Este olor, que no gusta a nadie, se debe a los compuestos de azufre que contiene y que, al entrar en contacto con el agua, se liberan, provocando ese antipático hedor sulfuroso. Para mitigarlo, existen un par de trucos:

1: añadir un vaso de leche al agua de la cocción (esto también va a hacer que nos quede más blanca y suave)

2: introducir una bola grande y compacta de miga de pan.

Cualquiera de las dos opciones que utilices, resultan eficaces.

¿Cómo elegir una buena coliflor?

A la hora de comprar esta crucífera debes tener en cuenta su masa, que ha de ser firme y muy compacta. Su color debe ser blanco, y las hojas que le rodean han de estar verdes y tiernas. Desconfía de aquellas que empiecen a tener separados sus ramilletes y presenten manchas, ya que esto puede ser debido a la existencia de hongos o insectos.

Un consejo más, cuando la compres, si no la vas a consumir rápidamente, consérvala dentro del frigorífico en una bolsa de plástico agujereada sin lavar y te aguantará de 6 a 8 días.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 30 minutos

Ingredientes para 6 personas

1 coliflor entera

1 taza de salsa de tomate casera

1 bola de queso mozzarella

1 taza de queso rallado

4 huevos

1 vaso de leche

1 vaso de agua

4 granos de pimienta

sal

pizca de nuez moscada

 

Elaboración:

Precalentar el horno 10 minutos a 180º

1.- Coloca la coliflor en el cuerpo de una olla rápida con el vaso de leche, el vaso de agua, pimenta, sal y una pizca de nuez moscada. Recuerda que una pizca es, la cantidad de producto que recogemos con el dedo pulgar e índice.

Cierra con la tapadera y cuando suban las anillas, baja la intensidad del fuego y deja que se siga cocinando durante 3-4 minutos más. Apaga el fuego y mantén la cazuela en la fuente de calor residual hasta que puedas abrirla.

 

2.- En una fuente de horno extiende una capa de salsa de tomate, al ser posible, casera y distribuye los floretes de coliflor.

 

3.- Trocea la mozzarella con las manos, coloca entre los huecos de la coliflor, añade un par de cucharadas más de salsa de tomate y una lluvia de queso rallado por toda la superficie.

Introduce la fuente en el horno precalentado a 180º durante 15 minutos.

 

4.- Pasado el tiempo retira la fuente y con ayuda de una cuchara haz un hueco entre la coliflor para acomodar los huevos. De nuevo al horno durante cinco minutos más para que cuajen.

 

Una comida rápida y saludable para disfrutar cualquier día de la semana.