| 22 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Lasaña de lentejas. Un plato único al que muy pocos pueden resistirse

La lasaña más famosa es la que se prepara con boloñesa, una salsa que hoy vamos a transformar en otra increíble

Uno de los símbolos de la cocina italiana es la lasaña. Láminas anchas de pasta que se alternan con sabrosas capas de verduras salteadas, carne picada, salsa bechamel y abundante queso mozzarella, que se termina de cocinar en el horno para crear su característico y encantador gratinado dorado.

Todos coincidimos en que la lasaña mundialmente famosa es la que se prepara con boloñesa o ragú boloñés, otra piedra angular de la gastronomía italiana muy presente en múltiples platos. Una salsa que hoy vamos transformar en una irresistible versión sin carne.

Los mejores 11 tips para hacer una buena lasaña

  1. Añadir en la base del recipiente un poco de salsa de tomate o salsa bechamel para que la primera capa de pasta no se pegue.
  2. El relleno de la lasaña, sea cual sea, debe estar templado. Nunca frío ni demasiado caliente.
  3. Utiliza una espátula para extender el relleno de manera uniforme ya que tiende a quedarse siempre más cantidad en el medio.
  4. Asegúrate de dejar libre los lados de la pasta para que los bordes queden crujientes, esto le dará a tu lasaña un crujido muy satisfactorio. Si haces la lasaña en un recipiente grande, es la última capa de pasta la que debe sobresalir para que se tueste.
  5. No necesitas diez capas, con cuatro o cinco capas es más que suficiente.
  6. No tengas miedo a utilizar las placas de pasta para lasaña directas al horno. No necesitan hidratarse y dan un excelente resultad0

  1. Cubre la lasaña con papel de aluminio y hornea durante quince minutos. Esto concentrará el calor dentro de la fuente para que la pasta alcance su punto al dente.
  2. Después retira el papel de aluminio y gratina. No te excedas en este paso, si lo cocinas demasiado quedará seca. Recuerda que todos los ingredientes están cocinados. Una vez comience a burbujear y a dorarse el queso, estará lista.
  3. Ten siempre a mano un extra de salsa de tomate y salsa bechamel. Estas dos salsas te salvaran del desastre si tu lasaña se ha resecado en el horno.
  4. Para aprovechar las sobras transfiere los restos a un recipiente hermético y conserva en el frigorífico. Aguantará perfectamente durante 4 o 5 días. También puedes congelarla. 
  5. Para volver a calentar la lasaña lo mejor es que huyas del microondas. Utiliza siempre el horno o una freidora de aire.

Recetas de lasaña de lentejas

Ingredientes

250 gramos de lenteja pardina

Láminas de pasta para lasaña

2 cebollas

1 pimiento rojo morrón

1 pimiento verde morrón

1 tallo de apio con las hojas

1 calabacín

1 berenjena

1 hoja de laurel

1 cucharada de tomate concentrado

250 gramos de salsa de tomate casera

400 gramos de salsa bechamel espesa

Queso mozzarella rallado

Aceite de oliva

Sal

Elaboración:

1.- Corta en rodajas final el calabacín y la berenjena. Introdúcelas en el microondas durante 10 minutos y reserva.

2.- Lava las lentejas, vuélcalas en una olla rápida junto a una de las cebollas pelada y entera, la hora de laurel y cubre con agua fresca. Cierra con la tapadera y cocina hasta que estén listas. Escurre y deja que enfríen.

2.- Cubre la base de una cazuela grande con aceite oliva. Corta en dados los pimientos, la cebolla, el apio y sofríe durante 10-12 minutos. Agrega una cucharada de tomate concentrado, remueve para integrar y continua con la salsa de tomate. Sazona al gusto. 

 

3.- Cuando comience a burbujear transfiere las lentejas cocidas y mezcla con cuidado.

4.- En un recipiente grande o en recipientes individuales extiende un poco de salsa tomate y coloca la lámina de lasaña.

5.- Comienza a alternar las capas con la salsa de lentejas, la berenjena y el calabacín que tenías reservado.

6.- Haz tantas capas como te permita el recipiente, sin excederte. Recuerda que con 5 o 6 capas es suficiente y no te olvides de dejar libre los bordes para conseguir esos trocitos de pasta crujientes.

7.- Cubre la última lámina de pasta con abundante bechamel, queso mozzarella rallado, cubre con papel de aluminio y hornea durante 10-15 minutos. Pasado el tiempo retira el aluminio y al grill hasta que burbujee y obtenga ese dorado irresistible.

¡Ahora sí, directo a la mesa!