| 01 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez y Bill Gates, esta pasada semana en Nueva York.
Pedro Sánchez y Bill Gates, esta pasada semana en Nueva York.

Sánchez y Gates incumplen las ayudas contra el sida pactadas en 2019

Presidente y fundador de Microsoft anuncian subvenciones mientras deben 323 millones al fondo antiVIH. Sánchez silencia su plan fiscal en actos financiados en EEUU por ricos y empresarios.

| Francisco Mercado Investigación


La gira neoyorquina de Pedro Sánchez aflora una contradicción. En España defiende exprimir a empresarios y ricos, pero en la Gran Manzana desfila por actos que financian tales enemigos (quieren “debilitar y socavar el Estado del bienestar para poder hacer negocio”) y silencia su reforma impositiva. Reparte abrazos con millonarios, Bill Gates a la cabeza, y anuncios de mayores subvenciones mientras incumple las pactadas hace tres años.

 

21.09.2022, 14.30 horas. Sánchez protagoniza un acto en Nueva York (Goalkeepers) promovido por Bill Gates. Anuncia 130 millones para el Fondo Mundial contra el sida. Días antes, tres organizaciones antisida le reclaman un mínimo de 180 millones. Sánchez se hace la foto por 50 millones menos. Vende que aumenta un 30% su anterior contribución.

Los datos le desmienten: prometió 100 millones hace tres años, pero sólo ha aportado 40 millones. Debe 60 millones.

Su mentor, Gates, hace similar sinpa: adeuda 263 millones de euros de los 790 prometidos en 2019. El azote fiscal español, salvo empresas vinculadas a ministros, se hace selfie pseudosolidario con la cuarta fortuna del mundo (122.000 millones de dólares).

Gates felicita a Sánchez

Ya le dan a Gates para cumplir siquiera sus promesas. Sánchez no le reprocha su impago. Organizaciones antisida sí ponen colorado al presidente. “Hace meses que EEUU, con 6.000 millones de dólares, adelantó su contribución. Japón aumentó el 30%, alcanzando mil millones de euros. Alemania ha aumentado hasta los 1.300 millones de euros, un 30% más”.

La gira neoyorquina de Pedro Sánchez aflora una contradicción. En España defiende exprimir a empresarios y ricos, pero en la Gran Manzana desfila por actos financiados por tales enemigos

Nimiedades. Gates felicita a Sánchez. "Gracias al liderazgo y la inmensa contribución del presidente Sánchez". Y el presidente piropea al ricachón: “Gracias a Bill Gates y Melinda Gates por la invitación. La labor que realiza la Fundación Gates es fundamental y por ello España donará 130 millones”.

 

Parece que Sánchez invierte contra el sida porque lo apadrina Gates, que dista de ser el mayor donante del fondo (recauda 65.000 millones de dólares del sector público frente a los 500 millones de dólares realmente aportados por el magnate).

 

Pedro Sánchez, esta semana pasada en NY flanqueado por Melinda y Bill Gates.

 

17:30 h. Sánchez interviene en el foro 'Latin America, the United States and Spain in the global economy', organizado por la Spain-US Chamber of Commerce, en el lujoso Yale Club de Nueva York.

Acuden los responsables en España de Bank of America, McKinsey, HP, Walt Disney, MSD, Blackstone, Facebook, Coca-Cola, Morgan Stanley, City, Banco Santander, Microsoft, Hotusa, IBM, American Express, Gilead, Pfizer, Atlantic Copper y Costco Wholesale.

Algunos empresarios pagan 25.000, 15.000 o 1.200 dólares por ser comensales. Es el 'auditorio obrero' neoyorquino del presidente del gobierno de la gente.

Entre los miembros del ente anfitrión figuran la rescatada Air Europa, Eulen (contratista de Sánchez), Repsol (tramita y recibe subvenciones), Abanca (gestiona y anticipa ayudas UE), Prisa (logra 18 millones de créditos ICO), Banco Sabadell (gestiona créditos ICO), BBVA (tramita y anticipa fondos UE), Caixabank (facilita nutrirse del Kit Digital y de créditos ICO) .

 

Sánchez en su nueva "operación imagen" internacional en Estados Unidos.

 

El acto lo organiza PRISA. Lo financian Abertis (disfruta en España de la carga fiscal más baja de todos los países donde opera mientras tiene deudas y aplazamientos con Hacienda y cobra 1.000 millones de Sánchez por obras), Baker&McKenzie (asesor del ruso Walter Fridman y varias eléctricas), Hiberus (contratista del Gobierno) e Iberia (rescate de 140 millones para su franquiciada Air Nostrum). Y lo apoya la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), subvencionada por el Ejecutivo.

“Muchísimas gracias al Grupo PRISA por la invitación y gracias también a los asistentes por acudir a esta cita”. Ni una palabra sobre aumentar impuestos a ricos, bancos y eléctricas. Sólo cita incentivos para invertir en España.

40.000 dólares por una silla

No quiere aguar la fiesta de empresarios que pagan 40.000 dólares por sentarse en la mesa presidencial de sus galas. No todos son tan ricos. Algunos sólo pagan 25.000, 15.000 o 1.200 dólares por ser comensales. Es el auditorio obrero neoyorquino del presidente del gobierno de la gente.

Escenarios mediáticos y capitalistas pisa Sánchez mientras proclama su orfandad frente a una conjura golpista de Prensa, PP y empresariado.

Dos días más tarde, Sánchez corona el “festival” de un diario nacional afín en Valencia. Único acto de su agenda. Incluye vuelo estatal Nueva York-Valencia y regreso a Madrid. Su Falcon blabacar. “Me deja en Valencia, que tengo un evento”.

Entre amigos, Ximo Puig incluido, Sánchez recupera brío fiscal. “Estamos proponiendo una redistribución del esfuerzo entre aquellos que más tienen para que contribuyan a financiar lo que es de todos (…)"

"Hace una década sufrimos políticas que provocaron mucho sufrimiento de la clase media y trabajadora de nuestro país y una inmensa mayoría social de españoles y españolas condenada a pagar una triple factura: la factura de los brutales recortes de los servicios públicos, el rescate bancario y la amnistía fiscal a los grandes defraudadores, y envolviendo el conjunto una insoportable corrupción”.

No, no se refiere a los ERES. Más de 700 millones malversados. Ni pasan factura ni son corrupción. Tales escenarios mediáticos y capitalistas pisa Sánchez mientras proclama su orfandad frente a una conjura golpista de Prensa, PP y empresariado.