| 29 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Antonio Elorza, en RTVE
Antonio Elorza, en RTVE

La brutal despedida de Antonio Elorza, purgado en "El País" por el sanchismo

El histórico articulista del periódico se va 41 años después y no le dejan ni publicar su despedida, aunque logra difundirla y no deja títere con cabeza.

| ESdiario Medios

Antonio Elorza era una de las firmas políticas legendarias de "El País", un catedrático de la estirpe de Fernando Savater que escribía desde un progresismo crítico contra la deriva populista iniciada por Zapatero y culminada por Sánchez. Y hay que decir "era" porque ya no está en el periódico, tras ser "purgado" por la dirección, que no le publicó siquiera su artículo de despedida.

Pero Elorza, de la generación intelectual de Juan Luis Cebrián, Antonio Caño o José Ignacio Torreblanca, ha podido decir adiós y explicar las razones de su fulminante "despido" en las páginas prestadas por "The Objetive" donde también escribe, y no debe ser casualidad, su exdirector Caño, otro insigne purgado el mismo día de la toma de posesión de Sánchez.

 

Y Elorza, siempre de argumento largo y mirada profunda, no ha dejado títere con cabeza, con un último párrafo demoledor que deja bien claras las razones de su salida: "En suma, una hábil cortina de humo para encubrir una operación de limpieza, ejercida por lo que me toca con la coartada de la crisis económica y el falso carácter general de la medida. Después de los 41 años que me separan de mi primer artículo en el diario, intento seguir siendo fiel al lema: «Ser libre es servir a la verdad». Y tal exigencia no puede ser mantenida desde un periodismo de combate subordinado a la causa de un gobierno". 

Antonio Elorza se despide de El País con un demoledor artículo que denuncia el seguidismo con Sánchez

Antes de eso, hace una enmienda casi a la totalidad de la alineación seguidista de su experiódico con el PSOE que también margina al felipismo, con diatribas tan sentidas como la siguiente: "Era lógico que el peso de mi colaboración en El País se desplomara a partir del 27-O. A mis colaboraciones les fue aplicada la táctica del salami, limitándolas desde el verano de 2020 a una columnilla y una tribuna exclusivamente online mensuales. A pesar del acuerdo, en septiembre de 2021, mi tribuna sobre Sánchez y el Congreso del PSOE, El PSOE y el futuro, fue silenciada, sin explicación alguna. Pedro Sánchez era intocable. Para publicarla, tuve que refugiarme de nuevo en El Mundo".

"Relegado"

O una más, entre tantas otras: "Con el nuevo siglo, El País trataba de refrendar las andanzas zapateriles sobre el islam, invitado a la Alianza de Civilizaciones entre atentado y atentado, y sobre la fructífera negociación con ETA. Cuando esta fracasó, desde Opinión me autorizaron para replicar al gubernamental Sánchez Cuenca, si bien advirtiéndome de que «no reivindicara haber tenido razón». Sobre el islam tampoco fue fácil desde el principio. Al parecer, si se publicaba mi Yihad en Madrid tras el 11-M, «arderían las mezquitas»", dice.

Para rematar: "Así que mi artículo fue relegado a la página 34, mientras Juan Goytisolo pronunciaba su absolución al Corán y yo recibía la calificación de «islamófobo» que me adjudicaron los portavoces de la Comisión Islámica de España. A nadie importaron los riesgos que suponían tales acusaciones, traducidas en amenazas de muerte,  antes las de ETA, ahora yihadistas. Mis críticas siguieron publicándose".