| 16 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ion Aramendi
Ion Aramendi

Las tomas falsas de Ion Aramendi dejan como un pasmarote y arde "El Cazador"

El presentador del concurso de TVE protagonizó en la última entrega una serie de momentos que no dejaron indiferente a quienes estaban en plató.

| Clara Ballesteros Medios

Ion Aramendi se pone todos los días al frente de El Cazador en La Uno de TVE. El periodista conduce un concurso en el que cuatro participantes ponen en común sus conocimientos para ganar al cazador, un profesional de los concursos de televisión. Este miércoles, los concursantes tuvieron que enfrentarse a Paz Herrera, una de las míticas participantes de Pasapalabra.

La última entrega de El Cazador tuvo una gran acogida por parte de los espectadores de la cadena pública, haciendo que el programa registrara su mejor dato de audiencia de los últimos diez días. El espacio obtuvo un excelente 8,3% de cuota de pantalla y 723.000 fieles. Un programa en el que la cultura y la diversión son protagonistas en cada entrega.

En la entrega de este miércoles se produjeron una serie de momentos muy divertidos protagonizados por Ion Aramendi y que el programa no ha dudado en sacar a la luz. El Cazador ha compartido en su cuenta de Twitter varias de las tomas falsas que tuvieron lugar y en las que se puede ver al presentador con serias dificultades para mantener la compostura.

 

Las risas de Ion Aramendi

"Me va a costar no reírme", le dice Aramendi a uno de los concursantes. Acto seguido se puede ver cómo al presentador le entra un ataque de risa y es incapaz de continuar con la grabación del programa. Además, se muestra un momento en el que se echa unas risas con la maquilladora entre toma y toma.

Otro de los momentos divertidos tiene lugar mientras está entrando en plató. Los concursantes, todos ellos como pasmarotes, miran atentos a Aramendi mientras éste no puede dejar de reírse.