| 13 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Pablo Motos en El Hormiguero
Pablo Motos en El Hormiguero

Los aprietos judiciales de Pablos Motos a causa de una ilustradora valenciana

La justicia condena a 'El Hormiguero' a pagar una multa de 16.000 euros por usar sin permiso una obra de la artista 'Malota' al vulnerar la propiedad intelectual

| E. M. Medios

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a la productora 7 y Acción, propiedad de Pablo Motos y su socio Jorge Salvador, y al grupo de comunicación Atresmedia, a indemnizar a la ilustradora valenciana Mar Hernández, conocida como 'Malota', con la cantidad de 16.000 euros más intereses por una vulneración de su propiedad intelectual, según ha adelantado el diario Las Provincias.

La condena se producde a raíz de unos hechos ocurridos en 2018 cuando en el programa El Hormiguero se exhibió, como parte del decorado de un sketch emitido en cuatro programas, una obra de la citada ilustradora sin su consentimiento.

En el sketch que ha propiciado la demanda y posterior multa, la obra de la artista se presenta “como parte del apartamento de un personaje de aspecto descuidado y sucio, con una decoración que pretende estar a juego con el personaje”, según resalta la sentencia.

 

“la obra aparece colocada de manera torcida y respecto de la cual otro personaje comenta que el autor de todo aquello ‘no tiene ni puta idea de decoración’”, continúa la sentebcia, que también valora la persistencia “al haber mantenido de manera continuada el acceso a ese espacio a través de redes sociales y plataformas digitales”.

Por ello, la Sección 28ª de la Audiencia Provincial de Madrid da la razón a la ilustradora demandante reconociendo que “la exhibición de su obra 'Astrónomo' en el programa El Hormiguero sin contar con su consentimiento no sólo causó un evidente perjuicio patrimonial, sino que fue susceptible de provocar daño moral, extremo que siempre fue puesto en duda por las entidades demandadas”.