| 23 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Aleix y Abril comparten algo: los dos rechazaron tener una segunda cita.
Aleix y Abril comparten algo: los dos rechazaron tener una segunda cita.

El surrealista motivo de un soltero de First Dates para dar calabazas a su cita

Aleix, un joven independentista "de izquierdas", acudió al programa de citas de Cuatro para buscar a su "catalaneta" y sorprendió a todos con la explicación que da para rechazarla.

| Rocío Díaz Medios

First Dates no ceja en su empeño de emparejar a aquellos que se sienten solos o buscan su media naranja. Así, el programa de citas de Cuatro, con Carlos Sobera al frente, sigue recibiendo a solteros que quieran enamorarse, como Aleix, un catalán de 19 años, que además se convirtió en protagonista de la noche. El formato, que sigue cosechando buenos datos de audiencia para Mediaset, reúne a muchas personas ante el televisor, pero también ha creado una comunidad muy fuerte en X, que no se pierde una emisión para comentar lo que ocurre en el dating show.

 

Y el programa de este martes, 30 de enero, no iba a ser diferente. De hecho, todos destacaron la pasión que siente este joven catalán por su tierra. "Yo fuera de Cataluña no he comido un buen pan tumaca como a mí me gusta porque te cogen el pan y te ponen el tomate encima en lugar de restregarlo", explicaba a cámara este estudiante de grado de deporte. Este joven contó al equipo de First Dates que "en el amor no me ha ido ni bien ni mal" porque "he tenido dos relaciones y las dos las dejé yo porque me cansé", asegurando que buscaba a una chica "más bajita que yo" y "que sea catalaneta". 

'First Dates'  y la cita en castellano que no gusta al catalán

"Que me hablase catalán, que le gustase el catalán y que amara Cataluña como la amo yo", especificó este joven. Y ahí entraría Abril, una estudiante de peluquería de 18 años y de Barcelona. "Estoy cansada, quiero conocer el amor, enamorarme y saber lo que es una relación", confesaba resignada. Pero el amor no surgió porque, rápidamente, entraría la política en juego, además de otros asuntos que poco gustaron a este joven. El primero, que su compañera de mesa no fuese muy deportista.  Sin embargo, hubo algo que le disgustó mucho más que el hecho de que ella hiciese "soffing". Y es que Abril usaba el castellano de forma cotidiana. 

 

"Podría ser catalaneta pero no me habla catalán. Ni le he notado el acento", señaló Aleix, aclarando que él siempre usa el catalán en su pueblo. "Yo hablo en castellano con gente de Cataluña", expresó la muchacha, que luego reflexionaría: "A mí el hecho de que fuese catalán me venía bien por estar cerca, pero no porque que sea catalán". El joven siguió hablando de su amor a Cataluña, señalando que él era "de Cataluña, Cataluña. Soy de izquierdas. Quiero la independencia de Cataluña", llegó a decir rotundo a Abril, a quien la "política me da igual. Quiero a España, Cataluña y que sigan siendo del mismo territorio. No va más allá de la política. Ni patria, ni política. No quiero ir por ahí".

 

Y si aún quedaba alguna duda, ambos confirmaron que no querían una segunda cita. Aleix, para argumentar por qué rechazaba a Abril, señalaba que él se siente "muy bien hablando en catalán y tú me has destacado que hablas mucho castellano". Ella, por su parte, se limitó a decir que él no era lo que estaba buscando.