| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Aimar Bretos e Iñaki Gabilondo
Aimar Bretos e Iñaki Gabilondo

Aimar Bretos, las claves del nombramiento en la Ser del sucesor de Gabilondo

El donostiarra es la gran apuesta para volver a la "era Gabilondo" y reconciliar a la Ser, lastrada por el avance de la Cope, con su tradición más reconocible.

| Javier Rodríguez Medios

Hace poco más de un año, RTVE se marcó un reto: fichar a Aimar Bretos para convertirle en una de las caras de la información y el análisis político. Tenía poca experiencia en televisión, apenas un serial de entrevistas en DMAX, pero su vitola de periodista serio avalaba una candidatura que, sin embargo, rechazó. El Plan B, Jesús Cintora, desembarcó en el ente público con otro tono bien distinto al del comunicador donostiarra.

Aquella negativa se entiende mejor ahora, con su nombramiento como director y presentador del mítico Hora 25 de la Cadena Ser, el informativo nocturno que elevaron a los altares los míticos Carlos Llamas o Fermín Bocos y que, en las últimas temporadas, capitaneaba Pepa Bueno, ahora nombrada directora de El País.

Hay quien se masculla que el verdadero objetivo de Prisa no era tanto cubrir la dirección del periódico, ejercida provisionalmente por el químico Javier Moreno, cuanto hacerle hueco a Bretos como fuera. Y solo se podía dando un destino de campanillas a Pepa Bueno, la periodista más itinerante de Prisa: llegó en 2012 para ponerse al frente del “Hoy por hoy” que aún añora a Iñaki Gabilondo; intercambió papeles con Angels Barceló para ceder la mañana y mudarse a la noche y, ahora, se traslada al papel.

 

Internamente, a Bretos se le tenía ya como la “gran esperanza blanca” y, también, una manera de enmendar algunos errores previos en la casa, que nunca terminó de apostar del todo por su cantera para cederles los micrófonos más allá de periodos de sustituciones y vacaciones pese a la solvencia de todos ellos: desde Pedro Blanco hasta Miguel Ángel Oliver o Miguel Muñoz Encinas; todos quedaron en un segundo escalafón cuando parecían llamados al primero. Al que sí llega un vasco con la vitola de heredero de la tradición de Gabilondo.

Bretos rompe la tendencia de la Ser a dejar en segundo plano a su mejor cantera, con casos como Blanco, Oliver o Muñoz Encinas

El periodista vasco de 35 años rompe esa tendencia de buscar fuera lo que en Gran Vía siempre tuvieron dentro para darle los galones y tratar de resistir el crecimiento de su gran rival, un periodista que hizo el mismo viaje que Pepa Bueno pero en sentido contrario: Ángel Expósito llegó a “La Linterna” de la COPE después de una carrera centrada en la información escrita, en Europa Press o en ABC; mientras que la ya directora de El País se envuelve en celulosa tras una larga vida en televisión y una década en la radio.

El futuro de la Ser

A Aimar Bretos se le tiene fe en los despachos nobles de Prisa, donde la inquietud reina por el futuro de la Cadena Ser entre rumores de cambios y fichajes que afectan a todos los tramos, pero especialmente a dos: las mañanas de Barceló y los deportes de Manu Carreño. Para enmendar eso llegó Montserrat Domínguez a la dirección general de la cadena, precisamente.

Con ese paisaje de preocupación desembarca Aimar Bretos, dueño del verbo tranquilo de Javier del Pino en los fines de semana, como resume su escueta reacción tras su nada inesperado nombramiento: “Vengo a no romper nada para mantener la excelencia de Hora 25”.