| 18 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Fernando Martín y Jimeno
Fernando Martín y Jimeno

Fernando Martín y Jimeno resuelven en Trece TV el misterio de las cosas malas

Los locutores de Cadena 100 compartieron con los espectadores una serie de situaciones a las que se han tenido que enfrentar y que hacían que estuvieran en apuros en muchas ocasiones.

| Clara Ballesteros Medios

Fernando Martín y Jimeno comenzaron el pasado mes de septiembre su andadura en El Ascensor de Trece TV. Los locutores de ¡Buenos días, Javi y Mar!, en Cadena 100, se embarcaron en este nuevo reto profesional como guionistas y actores para sacar una sonrisa a los espectadores con sus ocurrencias.

 

Este jueves el tema a tratar fue la famosa ley de Murphy. "Dios, cómo odio a los murciélagos", comenzó diciendo Jimeno, visiblemente cabreado. "Con lo majos que son. ¿Qué te ha pasado? ¿Qué te han hecho los murciélagos?", le preguntó sorprendido Fernando Martín.

El motivo del enfado de Jimeno

"¿Te parece poco que sean los creadores de una ley que simplemente sirva para dar por saco?", apuntó Jimeno. "La ley de murci", añadió. Por su parte, Fernando Martín le dijo que a lo que él estaba haciendo referencia no era la ley de murci, sino la ley de Murphy. "La desarrolló Eddie, el actor de esas grandes películas como Titanic o El rey león", bromeó.

Por su parte, Jimeno dijo que estaba harto de dicha ley y que ésta le había fastidiado el desayuno. "Yo tenía ganas de comerme un suelo y al ir a echarme la mantequilla he pisado la tostada y me he resbalado y se me ha llenado la mantequilla de suelo", dijo el locutor de Cadena 100.

Tras escuchar el "drama" de Jimeno, Fernando Martín comentó que a él le pasaba lo mismo con la ley de Murphy y que cada vez que llegaba a casa cargado con bolsas de la compra tenía las llaves de casa en la mano que tenía ocupada. Una serie de momentos cómicos que no dudaron en compartir con los espectadores durante su trayecto en ascensor.