| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Los 11 errores de decoración más frecuentes (y cómo corregirlos)

Crear espacios bien diseñados que resulten funcionales y atractivos no es complicado si sigues estos consejos

| Edel Uve Moda

A la hora de decorar un interior, existen una serie de errores que pueden hacer que los espacios resulten abarrotados, sombríos o poco acogedores. Conocer esos errores y saber cómo evitarlos, te ayudará a crear estancias cálidas y relajadas.

Para evitar estos problemas, hemos recopilado una lista de las 11 cosas en las que solemos meter la pata y sugerencias sobre cómo solucionarlas. Al evitar caer en estos errores tan comunes e implementar las soluciones adecuadas, podrás crear espacios bien diseñados que resulten funcionales y atractivos.

1. Interiores saturados

Error: Uno de los errores de diseño más comunes y que cometen muchas personas al decorar sus hogares es abarrotar las habitaciones. Llenar cada centímetro cuadrado de un espacio con muebles y decoraciones puede hacer que el ambiente se sienta abrumador y sin descanso visual. La falta de lo que se conoce como “espacio negativo” ( libre de objetos) puede dar una sensación de agobio y reducir la sensación de amplitud en la habitación.

Solución: Empieza por definir el propósito de cada ambiente y organiza los muebles de manera acorde. Considera el flujo de paso, el equilibrio visual y los puntos de mayor protagonismo en cada estancia. Por ejemplo, en una sala de estar, posiciona los asientos para fomentar la conversación y crear un ambiente acogedor. Si es necesario, elimina algunos elementos para crear un ambiente más abierto y relajado.

2. Ignorar escala y proporción

Error: Elegir muebles o elementos decorativos que sean demasiado pequeños o demasiado grandes es otro error habitual. Todo aquello que no tiene el tamaño correcto pueden hacer que el espacio se sienta desequilibrado y visualmente poco atractivo.

Solución: Toma medidas precisas de tu habitación y de los distintos muebles que tienes previsto colocar antes de hacer cualquier compra. Asegúrate de que la escala y proporción de cada pieza armonicen con las dimensiones de la habitación. Por ejemplo, elige una mesa redonda en un comedor pequeño para maximizar el espacio y promover una mejor circulación.

3. Elegir una iluminación inadecuada

Error: Una iluminación insuficiente crea ambientes apagados o poco acogedores. También puede hacer que tu espacio se sienta oscuro y frío. Por otro lado, poner fuentes de luz demasiado potentes o excesivamente frías ( luz blanca) puede crear sombras afiladas y un ambiente poco acogedor.

Solución: Incorpora lámparas de pie, lámparas de mesa y apliques para crear distintos ambientes en cada estancia y dar profundidad a los espacios. Usa reguladores de intensidad para controlar la potencia lumínica y trata de maximizar la luz natural que entra a través de ventanas o tragaluces. Puedes hacerlo incluyendo espejos o superficies reflectantes.

4. Descuidar la importancia del color

Error: Elegir colores estridentes, que choquen o que no se complementen entre sí. El resultado te hará sentirte incómodo en tu propia casa.

Solución: Plantea una paleta de colores coherente que refleje tu estilo y el ambiente que deseas crear en cada habitación. Opta por un aspecto monocromático si esa es tu preferencia, o juega con colores complementarios incluyendo diferentes tonos y texturas. Si lo necesitas, siempre puedes buscar inspiración en el trabajo de diseñadores profesionales, en revistas o en redes sociales.

5. Estampados y texturas

Error: Si incorporar demasiados patrones y texturas puede abrumar el ojo y hacer que un espacio se sienta caótico, irnos al extremo contrario, el de no mezclar ninguna, dará como resultado espacios sosos y poco interesantes.

Solución: Mezcla diversas texturas para agregar profundidad e interés visual a tus habitaciones. Combina superficies lisas con texturas rugosas, como un sofá de bouclé con una mesa de café de madera sólida. Experimenta con telas, alfombras, revestimientos de pared y elementos decorativos para crear espacios táctiles llenos de interés.

6. Colgar los cuadros demasiado alto

Error: Al colgar cuadros, fotografías y otras obras de arte en las paredes, es importante evaluar la altura de manera correcta. Colocar tus obras de arte demasiado alto o demasiado bajo en la pared puede hacer que el espacio se sienta desequilibrado. Tenlo en cuenta, al igual que el tamaño de las mismas.

Solución: Selecciona obras de arte que despierten tu interés y cuélgalas a la altura de los ojos, aproximadamente a 145 o 150 centímetros del suelo. Esto hace que el arte sea fácilmente visible y crea un flujo visual armónico en todo el espacio. Y, si te gusta el efecto de contraponer distintas piezas de arte, puedes crear una pared-galería para mostrar varias piezas. En este caso, considera el tamaño de cada obra, el espacio entre ellas y la composición general.

 

7. Escatimar en textiles 

Error: Al decorar un interior, es fácil olvidarse de persianas, alfombras y cortinas. Descuidar las ventanas puede hacer que tus espacios se sientan más como habitaciones en una residencia universitaria que como un verdadero hogar.

Además, las alfombras. cojines, tapicerías de tela, mantas etc siempre aportan calidez, y por lo tanto, sensación de bienestar

 

Solución: Elige tratamientos para ventanas que complementen el estilo de la habitación, controlen la luz y proporcionen privacidad. Considera cortinas, persianas, estores o incluso una combinación de varias opciones. Por otro ldo, al añadir más textiles, aportarás suavidad y atractivo a cualquier estancia.

8. Invertir demasiado en diseños de tendencia

Error: Las tendencias, como su propio nombre indica, van y vienen, por lo que la mayoría no perduran en el tiempo. Centrarse únicamente en las últimas tendencias de diseño puede hacer que tu hogar se sienta anticuado muy pronto, lo que te obligará a actualizar tus interiores más a menudo.

Solución: Si bien incorporar elementos de moda puede agregar un toque fresco a tu espacio, es importante equilibrarlos con motivos atemporales o clásicos. Invierte en piezas versátiles y de alta calidad que puedan resistir el paso del tiempo y adaptarse a las tendencias que están por venir.

9. Ignorar la funcionalidad

Error: Al priorizar la estética sobre la función, terminarás con un espacio hermoso pero poco práctico. La falta de funcionalidad puede hacer que tu hogar se sienta incómodo, que carezca de espacio de almacenaje o no responda a tus necesidades.

Solución: Considera cómo utilizas el espacio y elige muebles de manera acorde a esas actividades. Por ejemplo, coloca estanterías y encimeras fácilmente accesibles, y juega con estructuras de distribución como el “triángulo de cocina” (regla que indica que fregadero, zona de cocción y nevera deben disponerse en un triángulo fácilmente navegable). Si sueles recibir invitados, invierte en asientos cómodos y un amplio espacio de almacenaje para juegos, abrigos de invitados o cubertería y servicios extra.

10. Descuidar el estilo personal

Error: Diseñar un espacio que no refleje tus gustos o personalidad hará que resulte impersonal y poco acogedor. Al no insuflar tu personalidad en los diseños acabarás creando espacios genéricos e impersonales.

Solución: Incorpora elementos que muestren tu estilo personal, ya sean tus colores favoritos, una obra de arte especial o recuerdos queridos. Coloca fotos familiares o accesorios únicos que reflejen tus intereses y experiencias. Incorpora elementos que cuenten tu historia, como recuerdos de viajes u obras de arte hechas por ti o tu familia. Deja que tu espacio sea un reflejo de quién eres.

11. Falta de Coherencia Temática

Error: Decorar sin un tema o estilo coherente puede resultar en un espacio desordenado y visualmente confuso. Mezclar estilos sin un hilo conductor puede hacer que el ambiente se sienta caótico y poco armonioso.

Solución: Antes de comenzar a decorar, elige un tema o estilo que refleje tus gustos y personalidad. Ya sea moderno, rústico, minimalista o ecléctico, asegúrate de mantener una coherencia en la selección de muebles, colores y accesorios para crear un ambiente visualmente atractivo y equilibrado.