| 13 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Wayne Griffiths seat
Wayne Griffiths seat

Seat se rebela con el mejor año de su historia

La compañía española, junto con su alter ego Cupra, ha conseguido los mejores resultados de su historia, vuelve a ser rentable y es la que más aporta a las cuentas del Grupo Volkswagen.

| Borja Fadón Motor

SEAT está más viva que nunca, le pese a quien le pese, y Cupra es una parte más de la marca española. La locomotora Formentor ve reforzado su impulso con el Arona y el Ibiza, lo que asegura un futuro conjunto que, como asegura Mikel Palomera, Director General de la compañía en nuestro mercado, permite tener una empresa con dos marcas que se complementan perfectamente. 

La renovación del Arona e Ibiza, que está a la vuelta de la esquina y de los que ya hemos visto imágenes, muy atractivos por cierto, el nuevo León con una versión enchufable de hasta 100km de autonomía eléctrica y una nueva generación del Ateca que extiende su ciclo de vida son la mejor muestra de que a SEAT le queda mucho recorrido. Más después de que el beneficio operativo haya alcanzado la cifra récord de 625 millones, la rentabilidad se haya ido hasta el 4,4% y el volumen de negocio haya sido de 14.300 millones.

Cupra es la marca de moda en Europa y sigue siendo tendencia, solo por detrás de BMW en Alemania como la más cool, y su impulso debe ayudar a SEAT a seguir con su transformación de la compañía, hacia un nuevo concepto, hacia una empresa más robusta y eficiente, y aunque el Formentor seguirá siendo la piedra de toque, este año llegan el Tavascan y el Terramar, dos modelos que refuerzan la gama con autoridad.

Cupra es crucial para SEAT, y está preparada para un nuevo capítulo con nuevos modelos tras más de 500.000 coches vendidos en el último lustro. El Tavascan, el Terramar, el León y Formentor renovados y la llegada del Raval en 2025 les permiten pensar en un objetivo de alcanzar el 3% de cuota de mercado en  la Unión Europea y vender ese medio millón de coches al año, para lo cual Wayne Griffiths ha confirmado que a finales de la década Cupra entrará EEUU con el Formentor eléctrico y un SUV más grande. El Formentor BEV será el coche más importante de la compañía, teniendo en cuenta que se venden 120.000 Formentor al año.

Las cifras financieras récord de este 2023 en SEAT S.A lo sitúan como el mejor de los más de 70 años de la compañía española, y permitirán también realizar la distribución de beneficios más alta de la historia entre sus empleados, que han conseguido que la productividad crezca un 35%. Por ello la compañía repartirá 23 millones de euros entre la plantilla, recibiendo cada empleado 1.800 euros de bonus. España contribuye con un 15% a esas cuentas, y nuestro mercado se consolida como estratégico para el Grupo Volkswagen.

Pero como sabemos beneficios pasados no aseguran rentas futuras, y el contexto se complica cada año, con una tormenta perfecta que llega desde china y EEUU. Wayne Griffiths, presidente de SEAT, piensa que lo que necesitan es hacer crecer las oportunidades frente a los riesgos, y para ello es fundamental el apoyo gubernamental. Wayne pide a Sánchez que de una vez por todas se comprometan para convertir España en un verdadero HUB de electrificación. 

El Grupo Volkswagen a través de su programa Future Fast Forward ya ha comprometido más de 10.000 millones de inversión en nuestro país, han hecho los deberes, y no encuentran la respuesta adecuada por parte de los políticos que nos gobiernan. La 2ª línea para eléctricos en Martorell está en camino, pero el exceso de burocracia es como una camisa de fuerza. Falta estabilidad política y dar tranquilidad al consumidor. Hay que hacer un proyecto conjunto de país hacia la electrificación. 

Y los números no engañan. La UE ya está en el nivel del 22% de coches electrificados mientras España apenas llega al 12% con menos de la mitad de eléctricos puros. Sin embargo, el coche eléctrico es parte de la solución, pero la fiscalidad y la infraestructura de carga son fundamentales, y eso es tarea del gobierno.  Griffiths lo remarca: hemos perdido dos años y hay que recuperarlos. Grandes inversiones y mucho empleo están en juego.