| 24 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Cámara hiperbárica para mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos

Las sesiones no solo ofrecen un alivio significativo a los síntomas, sino que también muestran prometedores resultados en el proceso de recuperación.

| Alonso Martínez Noticias

Este domingo se conmemora en todo el mundo el día contra el cáncer, con el objetivo de concienciar y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad.

Una fecha auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC). Porque más de un tercio de los casos de cáncer se pueden prevenir. Otros se pueden curar si se detecta precozmente y se trata adecuadamente, pudiendo salvar millones de vidas al año.

Según la oncóloga radioterápica, doctora Ane Escribano, responsable de servicio de Medicina Hiperbárica de Olympia Quirónsalud, cada vez hay más tratamientos que promueven numerosas terapias de apoyo para mejorar la calidad de vida de lo los pacientes oncológicos.

“En los últimos años la medicina hiperbárica es un nuevo soporte que ayuda a los tratamientos de radioterapia y de quimioterapia. No solo ofrece un alivio significativo a los síntomas, sino que también muestran prometedores resultados en el proceso de recuperación”, señala la doctora Escribano.

Estudios recientes respaldan la medicina hiperbárica en la mejora de la respuesta del sistema inmunológico, reduciendo la fatiga y optimizando los tratamientos convencionales para el cáncer en pacientes seleccionados.

Es una disciplina que consiste en suministrar oxígeno a una presión más alta de lo normal para aumentar la cantidad de oxígeno en la sangre y así acelerar la curación de los tejidos. “Los pacientes experimentan una mejora en la cicatrización de heridas, reducción de efectos secundarios y complicaciones derivadas del uso de la radioterapia y una mayor tolerancia a los tratamientos, ofreciendo una perspectiva más positiva durante la lucha contra el cáncer”, precisa la doctora.

En los últimos años la medicina hiperbárica es un nuevo soporte que ayuda a los tratamientos de radioterapia y de quimioterapia

En este sentido, la medicina hiperbárica es considerada como una terapia farmacológica caracterizada por ofrecer la mayor acción anti-hipóxica. “Hay tumores que son altamente hipóxicos y por tanto más resistentes a los tratamientos con radio y quimioterapia”, agrega la doctora.

Se está investigando, apunta la experta, si al administrar oxigeno hiperbárico simultáneamente con los tratamientos radioterápicos o quimioterápicos puede aumentar la destrucción tumoral y por tanto conseguir una mayor curación en determinados tumores.

Como sostiene la médico hiperbarista de Olympia, es una terapia efectiva al combinarse con tratamientos convencionales para el cáncer, siempre de manera previa o posterior a los mismos. “Ayuda a revertir el daño vascular favoreciendo la formación de nuevos vasos y capilares, colágeno y fibroblastos necesarios para la reparación y cicatrización de los tejidos. Estimula el metabolismo óseo favoreciendo la osteogénesis y la formación de osteoblastos”, destaca la doctora Ane escribano.

Pero, además, la medicina hiperbárica tiene otros muchos beneficios para la salud, abordando infinidad de patologías. Ofrece óptimos resultados en el bienestar general y rejuvenecimiento cutáneo, cicatrización de heridas, pie diabético, traumatismos de partes blandas y úlceras crónicas. “Cura infecciones producidas por gérmenes anaerobios como por ejemplo la gangrena, aumenta la producción de colágeno, mejora la curación de fracturas, la textura de la piel o la recuperación del agotamiento”, describe la doctora.

En la actualidad se está investigando los beneficios posibles de esta terapia en la fibromialgia, cefaleas, parálisis faciales, dolor crónico, acúfenos, sordera súbita, secuelas post-Covid, discopatía degenerativa o accidentes cerebrovasculares, entre otros.