| 23 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Tokio, la ciudad de las mil caras

Estos son los lugares que no hay que perderse si visitas la capital de Japón

| E.V. Ocio

Tokio, es la metrópoli más poblada de Japón (14 millones de habitantes), y una de las ciudades las que te puedes encontrar con las tendencias más vanguardistas y extravagantes, pero también con tradiciones ancestrales que hacen de ella una ciudad única que puedes conocer a fondo en tan solo cinco días si visitas estos lugares que hemos seleccionado para que no te pierdas su doble esencia de modernidad y tradición. 

Ambiente urbanita

Uno de sus barrios más famosos es Shibuya, conocido por tener el cruce peatonal más transitado del mundo, conocido como “Scramble", en el que confluyen cada día más de un millón de personas, lo que lo convierten en uno de los puntos más fotografiados de Tokio. Además, Shibuya es el lugar perfecto para disfrutar de una copa por la tarde o después de cenar.

 

La calle Yakitori, es otra de las que no debes perderte. De entrada, se encuentra debajo de los raíles del tren, a pesar de lo cual, es muy visitada por los amantes de la cocina tradicional japonesa. Aunque es una calle pequeña, allí vas a poder encontrar una gran cantidad de restaurantes con platos como las bolas de pulpo (takoyakis), tortitas japonesas (okonomiyakis) y, por supuesto, los yakitoris que le dan nombre y que consisten en piezas de pollo y verduras ensartados en unos pinchos llamados kushi y servidos con salsa teriyaki

 

El barrio de Harajuku es famoso por su moda extravagante y su calle comercial, Takeshita Street, llena de tiendas de ropa, accesorios y dulces. Los jóvenes suelen reunirse allí para lucir sus atuendos más creativos y llamar la atención con sus looks llamativos inspirados en el manga. Si crees que ya nada te puede sorprender, date una vuelta por Harajuku y… ¡Alucina!

 

Pero, si además del manga o el anime, lo tuyo es la tecnología, en Akihabara te vas a sentir como pez en el agua. En sus tiendas de electrónica, encontrarás todo tipo de dispositivos informáticos, videojuegos y gadgets. También encontrarás numerosos cafés, karaokes y salas de juegos, pensados especialmente para los aficionados a la cultura otaku.

 

Y ya que estamos en plena vorágine urbanita, nunca está de más darse una vuelta por el el barrio de Shinjuku, plagado de hoteles, rascacielos, tiendas, bares y discotecas en los que sumergirte en el ambiente nocturno de la ciudad. Aquí encontrarás uno de los edificios más altos de Tokio con un observatorio en la planta 45 cuyo acceso es gratuito, y también la estación de trenes más grande del mundo con la conocidísima Estatua de Hachikō, el perro que dio nombre a la conocidísima película protagonizada por Richard Gere. 

 

Y si te animas a visitar esta zona de noche, no te pierdas su famoso barrio rojo. A pesar de su finalidad, es muy seguro, y verás un montón de locales donde se anuncian chicas con cara de muñeca. Una auténtica curiosidad. 

 

Aunque si hablamos de barrios tradicionales, Asakusha es unos de los imprescindibles. En Asakusa, podrás ver todavía geishas, y disfrutar de un paseo en rickshaw.

... Y también tranquilidad

Pues sí: a pesar de que Tokio es una de las ciudades más urbanitas que existen, también tiene sus reductos de tranquilidad. Y ya que estábamos en el barrio de Shinjuku, te recomendamos un buen paseo por El Jardín Nacional Shinjuku Gyoen, un jardín botánico de más de 58 hectáreas donde se mezclan el estilo japonés con el inglés y el francés en sus decoraciones.

 

Otro remanso de paz es el Templo Senso-Ji en Asakusa, el más antiguo de Tokio, y en el que destaca su pagoda de cinco alturas y la Puerta del Trueno donde cuelga su famosa lámpara gigante de papel.

En definitiva, Tokio es una de esas ciudades para visitar por lo menos una vez en la vida. Un lugar de excesos y contrastes que lo hacen único e irrepetible.