| 06 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Villar, el ángel caído en desgracia

El hombre que llegó a la Federación de Fútbol cuando aún existía la Unión Soviética y Rick Astley era número uno en Los 40 incrementa su pulso contra todo y desafía al mismísimo Rajoy.

| M.B. Opinión

Villar es el último déspota, no ilustrado, que ha tratado el fútbol desde un puesto semipúblico como un cortijo ganadero en el que él ejerce de pastor con corona. Con todo lo que se ha dicho y escrito sobre él, también en autos judiciales, hay que tenerlos más redondos que un balón para tratar de ayudante al mismísimo presidente del Gobierno, ofreciéndole un sueldo mejor como ayudante de "Lopategui".

No saberse ni el nombre del entrenador de la Selección equivale a ser profesor de Matemáticas y no poder sumar 2+2; pero presumir de ello ejemplifica cómo se ha gestionado el primer deporte del mundo en el mundo y el único en España, tal vez, que aún sigue instalado en el franquismo.

El exresponsable de la RFEF coquetea con su lira, mientras la Federación arde como la Roma de Nerón, con llevarse por delante la participación de España en el Mundial de Rusia, y le echa la culpa a La Moncloa, a los medios de comunicación y quizá a la Justicia, que le tiene en la mirilla por el 'Caso Soule'.

Oírle a Villar quejarse de su "linchamiento" es como escucharle al Estrangulador de Boston lamentar su exclusión de un congreso de fisioterapeutas, y nada mejor para entender la chulería del interfecto que recordar algunos de los presuntos delitos por los que se le investiga: prevaricación, malversación de fondos públicos, administración desleal y corrupción deportiva en el caso Marino y Recre; además de imputado en el caso Soule por corrupción entre particulares, apropiación indebida, administración desleal, falsedad documental y alzamiento de bienes. Por si fuera poco, los jueces también intentan descrifrar su papel en el llamado caso Haití por fraude de subvenciones, prevaricación, malversación y apropiación indebida.

El antihéroe

Ángel no tiene pinta de angelito, pero confirma que se siente un héroe caído de los cielos ante vulgares terráqueos mortales, incapaces de entender su grandeza y dispuestos a conspirar contra su divinidad. 

 

Villar, con Rajoy y los entonces Príncipes, en un partido de la Selección en 2012: una imagen que nunca se repetirá

Villar llegó a la RFEF cuando en la URSS destituían a Yeltsin: Rusia hizo antes la perestroika que el fútbol español

 

"Me están linchando y hay linchadores sobre linchadores. Me siento como un leproso porque me han echado al barro, a mi y a mi familia", espetó en una comparecencia incendiaria que reta al Consejo Superior de Deportes y al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes a aceptar el pulso que, durante décadas, nadie se atrevió a echarle a quien técnicamente es un subordinado.

Con un par

 Cuando Villar, jugador de fútbol exclusivamente en equipos vascos y autor de tres goles con la Selección, llegó a la presidencia de la Federación, el alcalde de Madrid era Juan Barranco; el número 1 de Los 40 era Rick Astley y la Unión Soviética existía aún.

Corría 1988 y hasta 2016 nadie pudo toserle a este dirigente de la vieja guardia, padre de una frase recogida en el auto de juez Pedraz que resume su filosofía de la vida: “No me toques los cojones, la autoridad está por encima de lo que nos cueste”. Que nadie diga que, al menos, se escondía: siempre hablaba claro, con su verbo inguinal a flor de piel.