| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez y Sergio Scariolo
Pedro Sánchez y Sergio Scariolo

Un desprecio de Sánchez a Scariolo resucita una década después

El presidente, que demostró que se le daba mejor jugar al baloncesto que gobernar, dijo que el seleccionador era el “error” de la selección en 2011: hoy, están en la final gracias a él

| Mr. Meme Opinión

Pedro Sánchez siempre se ha caracterizado por una cosa: demostrar que está equivocado. Si en algún mitin promete que no habrá escasez de suministros por la huelga de transportistas, es mejor que vayamos todos en masa a por papel higiénico y comida, porque habrá escasez de todo. Si dice que la luz no subirá por la nueva excepción ibérica, es recomendable desapuntarse del gimnasio y ahorrar para el sablazo energético que se viene encima. 

Y si el presidente dice que la selección española de baloncesto es buena pero que le falla el entrenador, podemos decir alto y claro que nuestro míster es un crack. Y no solo eso, sino que nos llevará a la final de un campeonato europeo, como ha ocurrido este viernes. Parece broma, pero es que Sánchez dijo en el 2011 (esos años en los que tuiteaba como un diputado “molón” y decía a los españoles “ser buenos, colegas”, con faltas de ortografía incluidas) que el seleccionador español, Sergio Scariolo, era una piedra en el camino de la selección. 

"Espero que ganemos en Lituania aunque te reconozco que no soy fan de Scariolo y ahí es donde fallamos: en el entrenador”, espetaba el socialista, equivocada como de costumbre, a un tuitero “colega”. Once años después, el seleccionador español ha llevado a un equipo que ha recibido mucha crítica estos meses por sus jugadores “novatos” a la final del Eurobasket. 

Eso sí, cuando en este torneo España empezó a ganar, Sánchez fue el primero en rectificar y sumarse a la “familia” de Scariolo. ¿Hipocresía? Hay quien dice que si, pero bien es cierto que lo mínimo es disculparse antes de “rajar” de un profesional como Scariolo. 

Hay que ver el lado bueno de la película. Siempre es lo recomendable, al menos. Y ese lado, hoy, es que aunque perdamos la final, Scariolo ya ha ganado un tuit icónico que se convertirá en uno de los cientos que quedarán para siempre plasmados en la hemeroteca personal de Sánchez. Porque ahí está el problema: tenemos un gran país, grandes ciudadanos y un potencial espectacular. Pero “donde España falla”, es en la calamidad que tiene por presidente del Gobierno.