| 19 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mariano Rajoy, en la entrada a la oficina del Registro de la Propiedad de Santa Pola en su primer día de trabajo
Mariano Rajoy, en la entrada a la oficina del Registro de la Propiedad de Santa Pola en su primer día de trabajo

La insólita 'puerta giratoria' de Rajoy: del palacio a la oficina del registro

A diferencia de sus predecesores, no utilizará los privilegios, prerrogativas e influencias de los que disfrutan los exjefes de Gobierno. Vuelve a su puesto de registrador de la propiedad.

| P.P.H. Opinión

No solo ha sido el primer presidente del Gobierno en abandonar La Moncloa por una moción de censura. Será también el primer mandatario en regresar a su ocupación anterior antes de dedicarse a la alta política. Mariano Rajoy ha sorprendido a propios y extraños retornando al puesto que tenía en la ofician del Registro de la Propiedad de la población alicantina de Santa Pola. Y eso que siempre dijo que volvería.

La estancia en palacio y el manejo de los resortes de poder del Estado no le han hecho cambiar de opinión, como se pensaba que ocurriría, viendo la deriva de sus predecesores en el cargo. Ni tampoco parece tener apetencia por los amplios privilegios, prerrogativas e influencias que conlleva el estatus de expresidente. Al menos, de momento o no con todos. Su puerta giratoria será la de la oficina que abandonó hace casi treinta años.

El registrador más joven de España

Con 24 años, Mariano Rajoy se convirtió en el registrador de la propiedad más joven de España. Fue destinado a Padrón (La Coruña), Villafranca del Bierzo (León) y Santa Pola, destino que ocupó de 1987 a 1989. Cuando obtuvo su escaño en el Congreso de los Diputados se declaró en situación administrativa de servicios especiales con reserva de plaza y destino. De ahí que el reingreso, ya con 63 años de edad, haya sido inmediato.

 

 

Tendrá otros siete compañeros en la oficina y su horario será de 9 a 17 horas. Su trabajo consistirá en revisar y dar fe las escrituras sobre negocios y propiedades que dan los notarios.

Pensión vitalicia, consejero de Estado, viajes gratis...

El Estatuto de los expresidentes del Gobierno, regulado por el Real Decreto 1306/2008, establece que tiene derecho a una pensión vitalicia que ronda los 80.000 euros y gozará de "la consideración, atención y apoyo debidos a quienes han desempeñado este cargo".

Tiene derecho automáticamente, además, a convertirse en consejero nato del Consejo de Estado, también con carácter vitalicio, con un sueldo que puede rondar los 100.000 euros anuales, incluyendo pagas extraordinarias y complementos de productividad. Aunque es un cargo incompatible con trabajar en empresas privadas y también con la pensión de expresidente.

Rajoy seguirá contando con el tratamiento de "presidente" y, cuando salga fuera de España, dispondrá del el apoyo de los servicios de la representación diplomática española. Podrá designar a dos trabajadores como personal eventual de gabinete a cargo de los Presupuestos del Estado. Contará con una dotación para "gastos de oficina, atenciones de carácter social" y alquileres, que determinarán los Presupuestos. Disfrutará de coche oficial, escolta y viajará gratis en las "compañías de transportes terrestres, marítimos y aéreos regulares del Estado".

Mediadores, consejeros y hombres de negocios

Cuando José Luis Rodríguez Zapatero, licenciado en Derecho y profesor universitario, abandonó La Moncloa tomó la decisión de ocupar su puesto de consejero nato del Consejo de Estado, que abandonó para presidir el Consejo Asesor de la Fundación alemana Instituto de Diplomacia Cultural. Últimamente ha realizado controvertidas labores de mediación con el gobierno venezolano promovidas por Nicolás Maduro y auspiciadas por UNASUR.

 

Su predecesor en el cargo, José María Aznar, licenciado en Derecho e inspector de Finanzas del Estado antes de entrar en política, mantuvo estrechas relaciones tras dejar el gobierno con un importante número de multinacionales que van desde compañías mineras hasta consultorías legales. También ha sido profesor y ponente en al menos doce centros de estudios superiores, muy vinculados a las relaciones internacionales.

Sin dejar a un lado el sueldo vitalicio que recibe como expresidente, desde que se incorporó al mundo de la empresa privada su carrera literalmente despegó. Se incorporó en 2004 a News Corp, empresa de Rupert Murdoch, como asesor. Entre 2007 y 2009 Centauros Capital, un fondo de inversiones de capital riesgo, lo fichó también en condición de asesor. Asimismo y entre otras firmas e instituciones, la red global de firmas de servicios profesionales que ofrece servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento financiero y de negocio, KPMG, requirió los servicios de Aznar para consultas puntuales.

Por último, Felipe González, abogado y profesor universitario, también aprovecha su sueldo vitalicio como expresidente del Gobierno y su larga experiencia política le ha permitido fundar diferentes empresas como Ialcon Consultoría en 2001 y Tagua Capital en 2011. En ese mismo año entró a formar parte del Consejo de Administración de Gas Natural cobrando alrededor de 164.000 euros anuales, un puesto que abandonó tres años después.